Última Hora

Cuando uno se cambia de casa se da cuenta de la enorme cantidad de cosas que ya no sirven, pero que guardamos "por si acaso".

Ropa que conservo "por si acaso subo o bajo de peso"

Juguetes que no regalo "por si acaso tenemos otro hijo".

Hasta facturas y papeles que ya no tienen validez, pero que conservamos "por si acaso los necesito en algún momento".

¿Somos acumuladores por naturaleza?

¿Por qué nos cuesta deshacernos de "chunches" que ya no necesitamos?

¿Cómo puedo conservar en poco espacio aquellas cosas que realmente sirven y que de verdad puedo necesitar en algún momento?

La organizadora de espacios Alejandra Zúñiga está con nosotros para ayudarnos.

Si desea comunicarse con ella puede llamar al: 8525-3299.