La capacidad hospitalaria nacional colapsará ante el aumento masivo de internamientos por la COVID-19. Esta situación se presenta justo cuando las finanzas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) sufren un enorme impacto a la baja, ya que los ingresos disminuyen por la contracción del empleo. 

Ante esta realidad, los especialistas aseguran que el papel de la responsabilidad individual y colectiva para evitar la velocidad de contagio juega un papel fundamental si se quiere mitigar este riesgo inminente.

Lilliana Carranza, directora de Estado Nacional, conversó sobre el tema con el doctor Mario Ruiz, gerente médico de la CCSS,  la doctora María del Rocío Sáenz, expresidenta de la institución y exministra de Salud, el doctor Álvaro Avilés, jefe de Infectología del Hospital México y el neumólogo Carlos Estrada.