Última Hora

Las autoridades costarricenses han anunciado una nueva ola de contagios de COVID-19: los gráficos que parecían dar un respiro en los hospitales se revirtieron y hoy el panorama es diferente.

Gilbert Díaz, presidente del Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores de la Educación Costarricense (SEC) asegura que en los centros educativos el riesgo nunca dejó de ser latente debido a condiciones insalubres, infraestructura deficiente y poca planificación, factores de peso que nunca debieron pasar desapercibidos antes de tomar la decisión de regresar a las aulas de manera presencial.

El representante sindical habló con Teletica.com sobre este tema.

A dos meses de iniciado el curso lectivo, ¿cómo describe el regreso a clases bajo la estrategia ′Regresar′ que impulsó el MEP?

La estrategia Regresar estaba funcionando en medida que iban bajando los casos, pero dada la situación que hoy se está presentando, con esta tercera ola de contagios (…) creo que es urgente que el Ministerio de Educación revise y analice la situación.

Nosotros como sindicato estamos preocupados desde que iniciamos y seguimos preocupados, y hoy solicitamos al Gobierno que suspenda las lecciones presenciales, al menos un mes, porque por delante está la vida y la salud de nuestra comunidad estudiantil.

Desde el inicio dijimos que no todas las instituciones cuentan con los recursos necesarios: agua, alcohol en gel, condiciones de la infraestructura (...) También dijimos que es importante que la educación se mantenga, pero no podemos cerrarnos a la realidad.

Demandamos de manera urgente e imprescindible un plan de vacunación pronto para todo el Magisterio Nacional, seguimos insistiendo.

¿Por qué considera la suspensión por un solo mes?

No se puede avanzar sin saber si la estrategia ′Regresar′ está dando o no resultados, entonces el MEP tiene que hacer una evaluación de los resultados y después ver si se tiene que variar, mantener o modificar.

Ahorita el Gobierno está dando nuevas medidas restrictivas y podría ser el momento ideal para hacer la evaluación y ver cómo retomamos nuevamente el proceso. El MEP no debe apartarse de esa realidad.

¿Qué opinión le merece el informe de auditoría que realizó la Contraloría General de la República, en donde se evidencian deficiencias de planificación y control en la estrategia ′Regresar′ del MEP?

La Contraloría está desfasada con ese informe. Ese informe se saca basado en los borradores que el Ministerio de Educación preparó entre los meses de octubre, noviembre y diciembre, sin haber arrancado el curso lectivo.

Ya iniciado el curso lectivo, el Ministerio puede hacer la evaluación, pero todavía no lo han hecho. Han estado muy lentos.

Pero sí, lo que se está viviendo hoy sí es de mucha preocupación y de mucha necesidad.

En una conferencia de prensa, el ministro de Salud indicó que la suspensión de clases no se descarta, pero por ahora no ha sido considerada porque el aumento de casos no se ha concentrado en los centros educativos…

Lo que el ministro dice lo dice sin fundamento, porque el MEP ahorita no tiene los datos y los informes concretos.

Nosotros hemos sabido de instituciones, colegios y escuelas con contagios. Ahorita le puedo señalar que el Colegio de Gravilias, Desamparados, en este instante está cerrado por un problema de contagios de COVID-19, y otras instituciones.

El ministro no puede decir que las escuelas no han sido focos de contagio. Sí se están dando.

¿Cuántos educadores del gremio se han rehusado a impartir clases presenciales?

Ese es uno de los problemas que tenemos. Los compañeros no pueden elegir quedarse en casa porque les levantan un expediente disciplinario, es más, pudiendo dar las clases virtuales desde la casa los obligan a ir hasta las escuelas a dar clases desde ahí. No es razonable.

Hay temores y factores de riesgo, pero tienen que ir.

Con respecto a la aplicación de las pruebas FARO, ¿considera que se deberían de posponer?

Tenemos la claridad de que las pruebas evaluarán habilidades y debilidades que se han desarrollado. Nos parece bien la aplicación de las pruebas, pero entendemos la preocupación que se ha vivido en estos momentos atípicos.

Le hemos pedido a la ministra que estas pruebas no perjudiquen al estudiante, sí podrían funcionar como un diagnóstico, pero que no se utilicen para tomar decisiones que vengan a estresar a la familia y al estudiante.

¿Qué ha dicho la ministra de Educación, Guiselle Cruz?

Esperamos en estos días una conversación con la ministra para conocer si en estos momentos las pruebas FARO son necesarias o no.

¿Qué le depara a los estudiantes que actualmente cursan primaria y secundaria?

A nivel del Planeta Tierra la educación se ha visto afectada, la conectividad, por ejemplo, cerca de 370 mil estudiantes no tenían conexión, somos sinceros y realistas, pero la solución está en desarrollar diferentes procesos de estudios para fortalecer las capacidades de acuerdo al nivel que se tenga.