Última Hora

El primer concierto en vivo con distanciamiento social y al aire libre se hizo en Inglaterra, después de que el coronavirus apagara todos los espectáculos públicos en el mundo hace más de siete meses.

El evento se realizó al natural en el Virgin Money Unity Arena, en Newcastle, ante 2500 personas. Los asistentes estaban repartidos en 500 plataformas separadas por dos metros.

Para muchos esta es la nueva modalidad que deberá adoptar la industria del entretenimiento y espectáculo para seguir respirando. 

“El concepto está muy válido, pero donde normalmente meterías 25 mil personas entran 2.500 con una disminución significativa de ingresos-costos”, comentó el empresario artístico Don Stockwell.

El experto en entretenimiento lo ve como una opción positiva, pero en Costa Rica “hay que buscar más formas para que los ticos puedan ver eventos masivos y se logra trabajando con el Ministerio de Salud”.

La creación del lugar en Europa se anunció en julio y los promotores prometieron una opción de concierto segura en estos tiempos de COVID-19, la cual han podido cumplir y realizar sin ningún tipo de percance.

"La arena está diseñada para mantenerte seguro, con estacionamiento organizado y un sistema de colas socialmente distanciado en la arena donde se te dirigirá a tu área personal", escribió SSD Concerts en Facebook.

La empresa hizo un escenario frente a un gran césped abierto, “con numerosas plataformas elevadas que contienen espacio para que grupos pequeños vean el espectáculo” publicó la revista digital Rockfm.

En cada espacio había un máximo de cinco personas, algunos con mascarillas y productos de higiene, disfrutando de la presentación del rockero británico Sam Fender.