Por Teletica.com Redacción |29 de septiembre de 2017, 0:00 AM

La fuerte irrupción de los medios cibernéticos y la crisis económica de finales de la década pasada provocaron una caída en la circulación y ventas de Playboy, la revista concebida para glorificar el erotismo y la sensualidad.

Pero aún más: fue la publicación que agrió desayunos, almuerzos y cenas de aquellos hogares conservadores, aunque a escondidas algunos de sus miembros probablemente degustaban el menú que ofrecía el conejito editorial más famoso del mundo.

Hoy, ese conejito llora la muerte de su fundador, Hugh Hefner, quien falleció a los 91 años en su casa en Los Ángeles.

La Oficina Auditora de Circulación estadounidense dio cuenta tiempo atrás que la circulación de las revistas ha caído en promedio al año un 12%. La revista de Hefner lo hizo un 9% en los tiempos posteriores a la crisis del 2009.

La compañía despidió al 15% de sus trabajadores y cerró sus clubes, casinos y algunos hoteles desperdigados en numerosas latitudes -en Costa Rica hubo un hotel Playboy en Sabana norte-, vendió la mansión y las fiestas a la que asistía la crema y nata de Hollywood y Washington ya no eran rutilantes ni pomposas. 

De llegar a vender cerca de 6 millones de ejemplares en los 70, solo vende 800.000 ejemplares.

Desde su creación Hefner se encargó personalmente de la selección de las diferentes Playmates, las conejitas que engalanan las portadas e interiores de la revista.

Por sus páginas modelaron Marilyn Monroe -acostada sobre una manta roja de terciopelo- Kim Basinger, Kate Moss, Pamela Anderson y Madonna.

Incluso, en 1963 fue arrestado por vender literatura obscena -publicó fotos de la actriz Jane Mansfield desnuda-, pero fue absuelto. Un golpe de autoridad del erotismo.

Tanto así que Gene Simmons dijo en un documental que "cualquier hombre habría dado su testículo izquierdo por ser Hef".

Pero en el 2016 la revista dio un giro de inesperado -quizás abrumado por la facilidad con lo que los desnudos de mujeres circulan en Internet aunque con un claro objetivo de atraer millenials- y la publicación anunció que dejaba de publicar desnudos. Las mujeres saldrían vestidas pero sin perder el erotismo, la sensualidad y la picardía.

Playboy buscaba centrar su atención en darle más fuerza al contenido periodístico: entrevistas, investigaciones, literatura.

Sin embargo, en este 2017 su hijo Cooper Hefner asume como director creativo y anunció que Playboy volvería a tener desnudos.

"Seré el primero en admitir que el modo en que la revista mostraba la desnudez era anticuado, pero quitarla por completo fue un error.

"La desnudez no fue nunca el problema, porque la desnudez no es un problema. Hoy recuperamos nuestra identidad y reclamamos quiénes somos", admitió el primogénito en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

Hoy la revista lucha por seguir vigente. ¿Cambiará en algo con la muerte de su fundador? El futuro de la revista se vislumbra poco erótico.