Última Hora

La puesta en marcha de un impuesto a transferencias financieras traería consigo un efecto cascada de aumentos  que, al final, implicaría un severo golpe para el bolsillo de los consumidores.

Así lo explicó el jerarca de la Oficina del Consumidor Financiero, Danilo Montero, en una entrevista en el programa En Profundidad, de Teletica.com. (Ver video adjunto)

Montero explicó que durante la cadena de producción de un bien habría varias transacciones que sumarían cada una de ellas el impuesto del 0.3 sugerido por el gobierno. Ese impuesto se iría acumulando y al final el que pagaría sería el último en la cadena, o sea el consumidor definitivo.

Días atrás, el exjerarca de la Superintendencia de Pensiones, Édgar Robles, también advirtió de un duro efecto que traería consigo en las inversiones las implementación de ese nuevo impuesto.

El mismo ministro de Hacienda y el presidente del Banco Central reconocieron esta semana que el  proyecto de impuesto a las transacciones financieras será estudiado para escuchar recomendaciones y valorar consideraciones para algunos ámbitos, como por ejemplo las operaciones bursátiles.