Última Hora

La Policía chilena informó este lunes (28.12.2020) de la detención de un ciudadano de nacionalidad boliviana de 41 años en la Región Metropolitana, cerca de la capital, acusado de introducir 631 kilogramos de clorhidrato de cocaína por la frontera norte de Chile el pasado 21 de diciembre.

"Si ustedes salen a los barrios, a las poblaciones, se van a dar cuenta que la droga es el principal problema. Muchas de estas dosis tal vez iban a ser las primeras que consumían muchos niños y jóvenes", afirmó el ministro de Interior, Rodrigo Delgado. Según el Ministerio del Interior, durante el 2020 se incautaron en Chile 28.000 kilos de drogas, lo que implica un incremento del 5 % respecto a la decomisada en 2019.

Según las autoridades policiales, la droga decomisada equivale a más de 1,2 millones de dosis y su precio de comercialización habría alcanzado los 12.000 millones de pesos, cerca de 18 millones de dólares. En la operación participaron más de un centenar de efectivos policiales del Departamento de Drogas por tierra, además de varios equipos de drones por el aire.

La Fiscalía local de Tamarugal, municipio de la norteña región de Tarapacá, al norte del país, autorizó el operativo en forma de "entrega vigilada", que consiste en un seguimiento ininterrumpido del camión durante todo su desplazamiento desde su ingreso al país hasta su llegada a Santiago, para luego proceder a la detención.

El operativo policial, coordinado por el Departamento de Drogas de Carabineros de Chile, comenzó con el ingreso del vehículo -con patente boliviana-, a través del paso fronterizo de Colchane, entre Chile y Bolivia, y terminó tras 21 horas de seguimiento por carretera. La persecución se extendió por 1.900 kilómetros desde la región Iquique, al norte del país austral, hasta la entrada norte de la Región Metropolitana.