Última Hora

Los supremacistas blancos y los anarquistas plantean importantes amenazas terroristas internas en Estados Unidos y podrían desencadenar violencia en eventos relacionados con las elecciones del 3 de noviembre, dijo el Departamento de Seguridad Interior (DHS).

Un informe largamente esperado sobre amenazas a la seguridad en el país indicó que los supremacistas blancos fueron responsables de 39 de las 48 muertes atribuidas a la violencia extremista doméstica en 2018-2019, mientras que otras categorías de extremistas fueron las responsables del resto.

Pero el DHS dijo que el año pasado, anarquistas y antigubernamentales -en alusión a quienes protestaron contra la policía y el racismo- representan una nueva amenaza.

El secretario interino de Seguridad Interior, Chad Wolf, dijo en un prefacio del informe que desde septiembre de 2019 "comenzamos a ver una nueva y alarmante tendencia a la explotación de las protestas legales" por parte de dichos grupos, "causando violencia, muerte y destrucción en las comunidades estadounidenses".

Seguridad pública sacavada

Wolf citó heridas a 300 agentes de la ley durante las protestas que "posan una significativa amenaza a la Patria al socavar la seguridad pública y la de los oficiales", así como de los valores y el estilo de vida, indicó.

El informe, que sufrió un retraso de meses debido discusiones internas sobre cómo serían retratados los extremistas nacionales, evita las etiquetas de "izquierdista" y "derechista".

Desde principios de este año, el presidente Donald Trump, el fiscal general Bill Barr y Wolf han señalado a los grupos "anarquistas radicales" y "de izquierda" como una importante amenaza para el país, citando protestas violentas en varias ciudades donde decenas de policías resultaron heridos.

Un tema que evita Trump

Trump ha hecho de ello una parte clave de su discurso de campaña, al tiempo que evita cualquier conversación sobre extremistas de derecha, incluidos neonazis y supremacistas blancos, relacionados con varias muertes, incluidas de agentes.

La semana pasada, Trump dijo que los Proud Boys, un grupo de ultraderecha solo para hombres, deberían "retroceder y quedarse a la espera", ya que el verdadero problema son los radicales de "extrema izquierda".

Sin embargo, el informe asoció múltiples ataques masivos y muertes a extremistas de derecha, pero no de izquierda. Varios ataques a principios de este año, incluido el asesinato de tres policías, se han relacionado con extremistas nacionalistas, no necesariamente por matices raciales, dijo el director del FBI, Christ Wray.

El informe advierte que algunos extremistas "podrían apuntar a eventos relacionados con las campañas presidenciales de 2020, las elecciones en sí, los resultados electorales o el período postelectoral". Y añade que "dichos actores podrían movilizarse rápidamente para amenazar o participar en actos de violencia".