Última Hora

Ladrones robaron los restos milenarios de un santo en una iglesia medieval en la ciudad de Ratisbona, en el sur de Alemania, informó la policía local.

Los ladrones lograron romper el cristal a prueba de balas y el sarcófago de acero, dijo la iglesia. Según la policía, los delincuentes terminaron causando un daño "inconmensurable" a lo que fue el lugar de descanso final de San Wolfgang.

El robo se produce pocos días antes del día de San Wolfgang el 31 de octubre.

Wolfgang, que murió en 994, fue el primer obispo de Ratisbona. El Vaticano lo canonizó en 1052.

Partes de su cuerpo fueron enterradas en diferentes lugares.

Algunos de sus restos fueron guardados en la basílica de Emmerams, y la parte más pequeña en la iglesia de San Wolfgang. Se pueden encontrar más reliquias del santo en Austria y Portugal.

La policía está pidiendo información y quiere que se presenten testigos. "Cada pequeña pista podría ser relevante para la investigación", dijeron las autoridades en un comunicado.