Última Hora

Medio centenar de periodistas bielorrusos se concentraron este jueves (03.09.2020) frente a la sede del Ministerio del Interior en Minsk para manifestarse en apoyo de seis colegas detenidos el pasado 1 de septiembre en el marco de las protestas antigubernamentales.

"Tres de los seis detenidos con colegas míos, trabajamos juntos en la redacción. Los detuvieron mientras hacían su trabajo. Apoyarlos y exigir su liberación no solo es un deber profesional sino también humano", declaró a Natalia Krivets, periodista de "Komsomólskaya Pravda".

La jefa de redacción del portal informativo Tut.by, Marina Zólotova, logró entrar al Ministerio, donde le informaron que las detenciones practicadas a los periodistas se habían efectuado en consonancia con las leyes y le recomendaron recurrir a la Fiscalía, según explicó a los presentes.

Según pudo constatar la agencia de noticias Efe, poco después del inicio de la manifestación salieron varios uniformados que pidieron a los periodistas no ocupar la acera y cruzar la calle, tras lo cual los manifestantes iniciaron una marcha calle abajo. Mientras la columna avanzaba, el fotógrafo de Tut.by Dmitri Brushkó, uno de que encabezaba la marcha, fue llevado en volandas por varias personas no identificadas vestidas de civil que se bajaron de un auto y se lo llevaron en dirección desconocida.

El pasado 1 de septiembre la policía arrestó a 6 periodistas, que fueron acusados de participar y organizar una protesta no autorizada y se encuentran detenidos a la espera de juicio.

Los periodistas llevarán a cabo una velada este jueves por la noche frente al centro de detenciones donde se encuentran sus colegas a espera de juicio.

Represión y censura

Desde las controvertidas elecciones del pasado 9 de agosto, que ganó el presidente Alexandr Lukashenko con más del 80% de los votos a favor, según la Comisión Electoral Central, los periodistas han sido objeto de represión y censura.

El 18 de agosto Bielorrusia negó la entrada al país a 17 periodistas extranjeros por no contar con acreditación para ejercer sus labores. Diez días después, durante una de las múltiples protestas de la oposición, fueron detenidos medio centenar de periodistas, muchos de los cuales fueron liberados posteriormente, según la Asociación de Periodistas de Bielorrusia (APB).

La organización denunció que los agentes de la policía destruyeron deliberadamente las grabaciones de video realizadas por los periodistas y les amenazaron con romper o destruir su equipamiento.