Última Hora

El Museo de Orsay de París pidió disculpas a una mujer a la que exigió cubrirse su pronunciado escote para poder entrar, después de que la visitante denunciara el incidente en una "carta abierta" que se hizo viral en las redes sociales.

"Cuando llego a la entrada del museo, no me da tiempo ni a sacar mi billete: la vista de mis senos choca a una agente encargada del control de reservas", escribe en esta carta difundida el miércoles en su cuenta de Twitter (@jeavnne) y compartida más de 21.000 veces.

"La agente se marcha salmodiando 'Ah no, esto no es posible, esto no pasará'", escribe esta mujer, que publica también la foto con el vestido escotado en cuestión.

Según Tô, como se identifica en su cuenta, un agente del museo la conmina entonces a cubrirse con una chaqueta para poder entrar. "Me siento vencida, obligada, avergonzada, tengo la impresión de que todo el mundo mira mis senos, quedo reducida a mi pecho, solo soy una mujer a la que sexualizan, pero quiero entrar en el museo".

Jeanne aceptó finalmente ponerse la chaqueta para poder entrar porque le decían que eran "las normas" y una vez dentro observó que muchas obras representan hombres y mujeres desnudos, pero las segundas "con poco pecho", subrayó.

"Lamentamos profundamente este incidente"

El tuit de la afectada no tardó en provocar la reacción del Museo de Orsay este miércoles, también a través de la red social, disculpándose: "Lamentamos profundamente este incidente y pedimos excusas a la afectada", indicó.

Numerosos usuarios han mostrado su apoyo a la joven en las últimas horas con diferentes mensajes e incluso con fotos de cuadros famosos que se ven en Orsay como "El desayuno en la hierba" de Manet, en el que aparece una mujer desnuda junto a dos hombres vestidos, o en "El origen del mundo", de Courbet, que muestra la vagina de una mujer.

Incidente en la playa de Sainte-Marie-la-Mer

El incidente se añade a una polémica surgida el mes de agosto después de que dos agentes de policía se acercaran a un grupo de mujeres en la playa de Sainte-Marie-la-Mer (sur) y les pidieran que se pusieran la parte superior de sus bikinis.

La difusión de esa acción policial generó una respuesta del ministro del Interior, Gerald Darmanin, quien tuiteó que era "infundado" el hecho de que la policía regulara la ropa que la gente usa en la playa.

"La libertad es un bien precioso", escribió. "Y es normal que la administración reconozca sus errores", refiriéndose a la actuación de los agentes.

Según la policía, los funcionarios fueron abordados por una familia que dijo sentirse incómoda por las bañistas en toples ya que sus hijos estaban presentes, por lo que pidieron a las mujeres si podían cubrirse.