Última Hora

Al menos cuatro miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) murieron el sábado tras entrar en combate con un grupo ilegal colombiano no identificado. Según el reporte entregado este domingo por las autoridades venezolanas, los hechos ocurrieron en el Estado de Apure, en la frontera con el departamento colombiano de Arauca.

La información, firmada por el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, sostiene que fueron "neutralizados” tres campamentos "desde donde operaban grupos estructurados de delincuencia organizada que se dedicaban al secuestro, extorsión, narcotráfico y otros ilícitos". 

El texto no detalla el nombre del grupo colombiano ni tampoco si murieron integrantes de él.

"Como resultado de la operación fueron detenidos cinco terroristas, a quienes se les incautó: cinco fusiles de asalto, tres pistolas automáticas, abundantes cartuchos de diferente calibre, uniformes camuflados, equipos audiovisuales y de telefonía, así como variados pertrechos de guerra”, indica el comunicado.

Además, cuatro uniformados venezolanos resultaron heridos y "se mantienen bajo estricta observación médica".

Acusaciones cruzadas

Los militares fallecidos fueron identificados como el primer teniente Augusto David Linares, el teniente Miguel Ángel Mora, el sargento mayor de primera Gabriel Alexander Pérez y el sargento segundo Reiber David Chirinos. Las unidades militares acantonadas en la zona continúan las labores de rastreo y persecución de otros integrantes de los "grupos delincuenciales", agregó la información.

Según el Ministerio de Defensa, "estos grupos al margen de la ley provienen de territorio colombiano, donde se desplazan con absoluta impunidad" y consentimiento "del gobierno y las fuerzas militares de ese país, en permanente conspiración contra Venezuela”. 

El gobierno de Iván Duque, en cambio, ha asegurado tener pruebas del apoyo de Venezuela al ELN y disidencias de las FARC.

Pese a que no lo menciona de forma directa, diversas fuentes de la zona, incluidos medios regionales, aseguran que la operación fue dirigida contra un grupo de disidentes de la antigua guerrilla de las FARC, en cuyas filas hubo varios muertos.