Última Hora

¿Cómo actuar frente a la idolatría que despierta un hombre llegó a ser un mito mundial habiendo nacido en la pobreza y que, en paralelo, tuvo hijos que tardó en reconocer, reprodujo estereotipos patriarcales y dejó muchas causas pendientes en la justicia?

Maradona tuvo una esposa emblemática, Claudia Villafañe, con quien estuvo casado desde 1989 hasta 2003. Con ella tuvo dos hijas, las más famosas: Dalma y Giannina. Después tuvo otras dos parejas formales. Con las tres terminó con causas en la justicia. Con algunas tuvo problemas de dinero, con otras las denuncias fueron por violencias de género. Al momento de fallecer, Maradona tenía cinco hijos e hijas reconocidos y algunas historias abiertas: hombres y mujeres en Cuba, Italia y Argentina que dicen ser sus hijos y que todavía aguardan un fallo de la justicia.

Para la socióloga y doctora en ciencias sociales de la Universidad Nacional de La Plata Julia Hang, existen dos grandes posturas en el debate: "Una sostiene que habría una contradicción entre ser feminista y ser maradoniana; entre luchar por igualdad de género, condenar todas las formas de violencia machista y amar a un jugador de fútbol que para muchos encarna ese ideal machista y la misoginia estructural de nuestra sociedad”, asegura en diálogo con DW. La segunda postura sostendría que es posible ser feminista y maradoniana, bajo el argumento de que el feminismo debe ser popular.

En contra

Uno de los repudios a la figura de Maradona que logró mayor difusión en redes y medios fue el gesto de la española Paula Dapena, una jugadora de 24 años del Viajes Interrías FF que se sentó y dio la espalda mientras los equipos le rendían tributo. Después de ese acto, denunció que la acosaron de maneras violentas en redes sociales.

En la misma línea, desde la cuenta de Instagram del proyecto feminista "Mujeres que no fueron tapa”, publicaron: "No, no somos feministas maradonianas. No, no creemos que Maradona sea feminista (...) Celebrar y aplaudir a varones que vulneraron derechos de mujeres y niñes, fueron violentos, ejercieron una paternidad irresponsable, no es feminista. (...) Nuestro feminismo no celebra machitos ni violadores porque sean de izquierda, ‘enfrentaron a los poderosos' o ‘representaban al pueblo'. No nos alcanza con esos argumentos para convalidar la violencia y aplaudir un modelo de masculinidad que violenta y vulnera a mujeres y niñes”.

A favor


La periodista especializada en temas de género Mariana Carbajal subió una foto de Maradona a las redes y puso: "Ese feministómetro inquisidor que no puede aceptar que hoy se despide a un ídolo popular, que reivindicó su origen villero, que se plantó frente a los poderosos, que se puso del lado de lxs débiles, que dio alegrías dentro de la cancha, que jugó el mejor fútbol, ese feministómetro no me representa”, señaló. Y agregó: "No aplaudo que haya demorado en reconocer a sus hijxs. No homenajeo sus conductas violentas hacia su pareja. Sin dudas, fue una expresión del patriarcado. Me emociona verlo con la pelota, con la pasión que siempre jugó con la camiseta argentina, su garra. Tengo contradicciones”.

La directora del diploma de posgrado en géneros, feminismos y derechos humanos de la Universidad Nacional de Quilmes, Patricia Sepúlveda, sostiene: "Acusarlo de patriarcal sin tener en cuenta las variables clase y raza es un error”. Además, dijo a DW: "El feminismo es un sistema crítico que viene a cuestionarlo todo. Si estamos cerca de todas las diversidades y las disidencias, ¿cómo no vamos a estar con Maradona, que puso en cuestión estructuras de poder y privilegio, que siempre tuvo posiciones del lado de los sectores populares?”

También publicó una columna en el diario nacional Página/12 la famosa actriz trans Florencia de la V, con quien Maradona se había peleado hace unos años y se había referido a ella utilizando pronombres masculinos: "Yo lo respetaba hace unos años, ahora lo invito a jugar un partido”. Poco después de su muerte ella escribió: "El feminismo que nos toca atravesar como argentinas latinoamericanas, se trata y habita con la más absoluta contradicción. A quienes nos rodean, padres, hermanos, primos, familiares, amigues, compañeras que no están cien por ciento decontruides: ¿no lxs queremos más por esto?, ¿lxs expulsamos de nuestra vida? Yo creo que si este va a ser el camino, estamos complicades”. Luego contó que, cuando ella logró cambiar el género en su documento de identidad, Maradona fue el primero en llamarla. "¡Muy bien, Florcita, se hizo justicia!”, le dijo.

Novedad histórica

Hay una frase en defensa del exfutbolista que se la atribuyen al fallecido humorista rosarino Roberto Fontanarrosa: "No importa qué hizo Maradona con su vida, importa lo que hizo con la mía”. Es una idea que recupera la socióloga Hang para pensar al fenómeno. Ella destaca la existencia de un nuevo escenario general, en el que, por ejemplo, desde hace unos años los clubes de futbol paulatinamente van creando áreas de géneros. En ese sentido, identifica un giro estructural a partir del actual debate: "Que el fútbol sea constituido como objeto de disputa por parte del feminismo es una novedad histórica que se inscribe en la particularidad del movimiento de mujeres en Argentina, puntualmente desde el Ni Una Menos”.