Última Hora

Harto de las disputas sobre el tiempo que pierden las personas que se toman una pausa en el trabajo para fumar y aquellos que detestan el humo, un empresario de Neustadt-Hambach (Renania-Palatinado, Alemania) decidió darles cinco días de vacaciones adicionales a quienes no fuman. De esta forma, pretende buscar un equilibrio con el tiempo que los fumadores pasan cada año consumiendo sus cigarrillos.

Helmut Glas se llama el creador de la idea. Es dueño de una posada campestre y explicó a la cadena alemana RTL cómo se le ocurrió esta solución. Básicamente les preguntó a sus empleados cuánto tiempo estimaban ellos que pasaban fumando. El cálculo determinó que eran entre 8 y 15 días al año. Él, magnánimo, tomó el toro por las astas y otorgó cinco días de vacaciones adicionales a los no fumadores, como compensación porque, en la práctica, trabajan más que los fumadores.

"En esta empresa somos tolerantes, no estamos castigando a los fumadores”, dice Glas. Su lógica es la siguiente: los que tienen ganas de echarse un cigarrillo a la boca pueden hacerlo durante el horario laboral, como hasta ahora, pero con ello renuncian a las vacaciones adicionales. Siguen teniendo, naturalmente, las vacaciones legales.

El empresario explica que la idea ha sido tan bien recibida por sus trabajadores que algunos incluso han dejado de fumar. Y él, como dueño, también ve con satisfacción que se acabaron las disputas entre colegas que se sentían sobrecargados de trabajo por aquellos que dejaban su puesto para echar humo. "Esta solución nos ha servido a nosotros, pero no sé si funcionará en otras empresas”, concedió Glas a RTL.

Un abogado consultado por esa cadena aseguró que la medida no es discriminatoria. Incluso advirtió que las personas que fuman pueden ser obligadas por sus empleadores a recuperar el tiempo perdido, aunque en realidad pocos jefes se ponen en ese escenario… hasta ahora.

DZC (RTL, Die Rheinpfalz)