Por Deutsche Welle |20 de septiembre de 2023, 14:31 PM

El secretario general de la ONU, António Guterres, alertó este miércoles a los líderes del mundo diciendo que "abrimos las puertas del infierno" al no actuar de manera decisiva contra la crisis climática causada por la actividad humana, durante una cumbre con motivo de la Asamblea General de Naciones Unidas que se celebra en Nueva York (Estados Unidos).

"El fuego tiene efectos terribles. Los agricultores ven con horror cómo las inundaciones se llevan sus cultivos. Las temperaturas sofocantes dan luz a enfermedades. Y miles huyen con miedo a medida que se extienden los incendios históricos", dijo en su discurso de apertura de la Cumbre de Ambición Climática, en el que advirtió que si no hay cambios nos dirigimos hacia "mundo peligroso e inestable".

"La acción por el clima se ve empequeñecida por la magnitud del reto", por lo que si no cambia nada, el planeta se dirige hacia un aumento de la temperatura de 2,8 grados Celsius, advirtió en la cita, a la que no acuden ni China ni Estados Unidos, los dos países más contaminantes del planeta. Pese a ello, confió en que todavía hay tiempo para limitar el aumento de las temperaturas a 1,5 grados por encima de los límites preindustriales.

No cambia, pero impulsa

Para alcanzar ese objetivo, empero, destacó la necesidad de acabar con las subvenciones millonarias a las energías fósiles y gravar el carbono, entre otras medidas. Guterres fue especialmente crítico con las compañías que, en sus palabras, han "tratado de bloquear" la transición energética a una economía de cero emisiones, "utilizando su riqueza y su influencia para aplazar, distraer y engañar".

También mostró simpatía hacia los países menos industrializados, que sufren los impactos más devastadores de una crisis climática a la que no han contribuido, y que se ven estancados en una situación de deuda insostenible con las naciones más ricas. Por ello, pidió que el mundo desarrollado cumpla su compromiso de dedicar 100.000 millones de dólares anuales a mitigar los efectos del cambio climático en los países pobres, que se acordó en 2009 y hasta ahora no se ha llevado a cabo.

Añadió que todo el mundo debe estar cubierto por un sistema de alerta temprana para 2027, como se decidió el año pasado. "Una cumbre no cambiará el mundo. Pero hoy puede ser un momento poderoso para generar impulso", concluyó.

TikTokTeleticacom