Última Hora

Saprissa se quedó muy lejos de hacer un partido perfecto en el estadio El Volcán de Monterrey.

El equipo de Wálter Centeno pagó caro sus errores y terminó con una paliza escandalosa de 5-1.

Primero. El autogol de Aubrey David apenas en 14 minutos cambió la historia del partido. Hasta ese momento Saprissa jugaba bien y controlaba las acciones del juego.

Segundo. El gran error de comunicación entre el trinitense y Aarón Cruz provocó un bajón a nivel mental, el equipo se vino abajo luego del 1 a 0.

Tercero. Marvin Angulo y Juan Bustos Golobio se vieron perdidos en la cancha. Su regreso a labores defensivas siempre fue tarde.

Cuarto. Los fallos en definición mermaron el poder ofensivo del equipo. Saprissa solo concretó una de las cinco opciones claras de gol que tuvo en el juego.