Última Hora

Luego de perder 2-0 en su visita al equipo descendido La U Universitarios, el técnico del Saprissa, Wálter Centeno aseguró que “no son los favoritos” al título, esto pese a ser los ganadores de la fase regular al cerrar líderes de la tabla de posiciones.

En fútbol, la parte mental es importantísima y la psicología juega un papel fundamental, de ahí que muchos aseguran que es parte del juego de no creerse favorito para no caer en confianzas.

Sin embargo, lo cierto es que los últimos partidos para el Saprissa no hacen más que sembrar dudas y es su zona defensiva una de las más criticadas.

Los morados ganaron su último partido el pasado 27 de mayo ante Limón FC y con un 1-0 más trabajado que nunca.

No suena tan lejano, pero el hecho de sumar las jornadas y ver que entraran a las semifinales con cuatro partidos consecutivos sin ganar, pone a pensar a los aficionados.

“Consciente de que mi primer título se sufre y creo que esto me va a servir a mí para un futuro como entrenador y estoy anuente a pasar esta prueba, en este momento no soy favorito y ojo no me quiero quitar la presión”, indicó el Paté en conferencia de prensa una vez concluido el juego ante La U el cual perdieron 2-0.

Dudas que se pagan con goles.

La zona defensiva del Saprissa lleva rato sin encontrar una dupla consolidada.

Aubrey David parece ser el más firme en el plantel de Centeno y con él aparece David Guzmán improvisado como central.

Guzmán falló en el clásico nacional, pese a que el juego culminó con sabor a victoria morada por recuperar un 2-0 en contra, pero el robo de espalda de Moya al que originalmente juega de contención dejó mucho que desear.

Luego vino un empate 2-2 ante Jicaral, donde la defensa varió con Alexander Robinson y Jeikel Mediana, dupla que los del Pacífico desnudaron en velocidad y eso quedó en evidencia en el segundo tanto.

Para la fecha 21 el rival fue Grecia, pero los errores siguieron y esta vez fue Jean Carlo Agüero (otro central) quien se resbaló para que los griegos empataran el juego.

Luego en un cabezazo que agarró desprevenida a la zaga, los griegos sonrojaban a los morados con el 2-2 en la Cueva.

Para el juego de este miércoles ante La U, otra vez el Paté volvió a cambiar la dupla y optó por Robinson y Yostin Salinas como centrales.

La noche no le fue bien. En el primer tanto Robinson no quiso despejar una pelota fácil y Hernán Fener puso el 1-0.

El segundo tanto académico llegó en una pelota cruzada que pasó viendo a toda la zaga morada.

“Todo mundo se pone nervioso y es muy fácil pegar la bola hacia arriba y yo le digo a mis jugadores que ellos toman una decisión, de cuándo sí (salir jugando) y cuándo no. No me enojo, por ejemplo, en la jugada de hoy pudo haber despejado, pero Robinson tomó una mala decisión y listo, yo solo tengo que respaldarlo”, añadió el Paté tras el partido.

Lo cierto es que el Saprissa ahora se medirá a un Cartaginés lleno de ilusión y con el delantero más certero de los últimos torneos como lo es el cubano Marcel Hernández. Todo un reto para lo visto por la defensa tibaseña en los últimos juegos.

Pese a que el Paté diga lo contrario, los morados parten favoritos en la serie. Son los actuales líderes, llegaron con una idea más consolidada, tienen al goleador del certamen y tienen mayor bagaje en este tipo de instancias.

En su contra está que la Cueva no pesará como siempre, pues todos los compromisos serán a puerta cerrada y esto parece que no le cae bien al Saprissa.

Pese a los malos resultados de los últimos juegos, cabe resaltar que el Paté era el único que hasta la última fecha podía darse el lujo de rotar a sus principales hombres, lo que reafirma todavía más la crítica de que hay una distancia muy grande entre sus titulares y el banquillo.

“Si alguien quiere echarle la culpa a alguien de lo que está viviendo el Saprissa, el responsable soy yo: Wálter Centeno. Pero tenemos cuatro partidos y todo puede cambiar”, explicó el entrenador tras el partido.