Última Hora

Ya inicia la Copa de Oro y uno de los contenciones de la Selección de Costa Rica sacó un ratito para compartir con el público de "De boca en boca" el sentimiento que le embarga ponerse esa camiseta: la de la tricolor.

Randall Azofeifa confesó que este año ha sido duro para él en lo personal, en el sentido que dos seres queridos partieron al cielo, y hoy son sus dos ángeles de la guarda: Su padre y su mejor amigo, Gabriel Badilla.

Repase esta bonita historia en el enlace adjunto.