Última Hora

Rolando Araya aprovechó este viernes la formalización de su precandidatura por Liberación Nacional para defender el uso del dióxido de cloro como "tratamiento efectivo contra el COVID-19".

En dos oportunidades el ingeniero químico se roció el producto en sus manos y luego se lo frotó en el rostro antes hablar por el micrófono.

La primera vez aseguró que si esta práctica fuera común, no habría tantos casos de COVID-19.

La segunda insistió que aunque el Colegio de Médicos intentó desanimarlo de defender y promocionar el químico, “como él no es médico no podían hacer nada”

Las autoridades nacionales e internacionales han sido insistentes en que este compuesto, que es una solución al 28% de clorito de sodio en agua destilada, podría ser mortal si se consume.

"La FDA ha recibido reportes de personas que experimentaron eventos adversos graves después de tomar un producto de dióxido de cloro, incluyendo insuficiencia respiratoria, insuficiencia hepática aguda, ritmos cardíacos anormales y posiblemente mortales", dicen medios como la BBC.

Industrialmente el químico se utiliza como un desinfectante y un blanqueador para descontaminar superficies industriales; sin embargo, sus defensores aseguran que suficientemente diluido es útil para el combate de virus.

Esa es la tesis que, precisamente, ha defendido Araya; pero que es rechazada totalmente por la comunidad científica internacional.