Última Hora

Luego de meses de espera el sistema que permitiría las sesiones virtuales del Plenario Legislativo no pasó el primer examen de los diputados.

La plataforma, desarrollada por Microsoft como un complemento de la aplicación Teams, fue puesta a prueba esta mañana durante un extenso simulacro donde los legisladores realizaron dos votaciones de expedientes (sin validez legal) para probar las vulnerabilidades y eventuales problemas en el sistema.

Ahí el resultado fue lapidario: la presidenta del Congreso, Silvia Hernández, confirmó que hay una imposibilidad material de poder verificar, en tiempo real, la presencia de los diputados en la sesión.

Aún más grave es que durante las votaciones no es posible verificar que es el legislador quien ejerce el voto, pues el sistema de sesiones y el de votaciones son independientes.

Pablo Heriberto Abarca (PUSC) confirmó que él logró votar con la cámara apagada y que esa dualidad de sistemas supone una vulnerabilidad en la seguridad jurídica del proceso.

Esa afirmación fue respaldada por el resto de los legisladores.

Otro problema es que el sistema solo permite mostrar en la pantalla a 49 integrantes de la sesión, de manera que las cámaras se deben estar rotando durante toda la sesión.

Tampoco hay posibilidad de saber cuáles diputados votaron a favor o en contra de un expediente o moción, pues el sistema solo aporta cifras finales.

Todos esos fallos incumplirían los principios de publicidad y transparencia, amenazando así la legalidad de las sesiones parlamentarias.

Hernández agradeció el esfuerzo realizado hoy y adelantó que trasladará todas esas inquietudes a la empresa Microsoft.

La imposibilidad de sesionar y votar de manera virtual ha provocado que se paralice en reiteradas oportunidades el trabajo legislativo, esto debido a los contagios de COVID-19 dentro del edificio legislativo.