Última Hora

Representantes de las Cámaras de Comercio, Restaurantes (Cacore), Exportadores de Costa Rica (Cadexco) y la Asociación de Bares coinciden en que el regreso de la restricción vehicular los fines de semana es “inoportuno”, ya que los afectará económicamente y traerá más desempleo.

Según el sector productivo, esta decisión afectará a muchos negocios porque lo que hace, en términos prácticos, es reducir la clientela de sábados y domingos a la mitad.

“Es un golpe duro que afectará a muchos en términos económicos. Esa gente que se trae de vuelta para combatir el desempleo habrá que dejarla ir nuevamente porque la economía, en esas condiciones, no da para pagar todos los gastos”, dijo Jorge Figueroa, presidente de la Cámara de Restaurantes.  

Para Figueroa está claro que son normativas del Gobierno, hay que acatarlas y se seguirán cumpliendo, pero le consterna que aún no hay noticia alguna sobre focos de contagio en restaurantes.

“Fuimos el primer sector en contar con el protocolo COVID-19 y realizamos campañas con nuestro personal para saber comportarse en su casa, así como cuando se trasladan hacia los restaurantes y también cómo atender en los negocios. Le pedimos a nuestros asociados y empresarios del sector que sean responsables en respetar los protocolos”, indicó Figueroa.

Otro de los que se refirió al tema fue Jose Francisco Quesada, quien es presidente de la Asociación de Bares. Él considera que la restricción vehicular genera una afectación directa, ya que cuando la aplicaron, notaron la diferencia.

“Nunca hemos estado de acuerdo con la restricción porque se expone a la población a hacer uso del transporte público, el cual genera desconfianza porque no hay una desinfección en las unidades y no se evita el tema de contagio. Agradecemos que no se haya bajado el tema de horarios o cierre total, pero sí va a haber una afectación directa”, señaló Quesada.

Además, cree que la restricción, a pesar de que afecta, “es la medida más liviana porque si cerraran del todo nos perjudica más, esperamos que no se extienda por mucho tiempo, sino por unas dos semanas”.

Arturo Rosabal, vicepresidente de la Cámara de Comercio de Costa Rica, le hizo un llamado respetuoso al Gobierno para que "recapacite". Según dice, la restricción vehicular sanitaria, anunciada este jueves, le va a provocar un gran daño al sector comercio y a la economía en general.

“Tenemos una economía que ha sido ampliamente golpeada por efectos de la pandemia y hoy en día hay otras formas de disminuir la cantidad de contagios, así como la presión sobre la capacidad hospitalaria. Tenemos vacunas y le hacemos un llamado a las autoridades para que tomen las medidas necesarias para que el proceso de vacunación se pueda acelerar considerablemente”, agregó Rosabal.

La Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco) también alzó la voz y manifestó la importancia de aplicar protocolos y medidas con el fin de proteger la salud de la población, pero considera que el Gobierno "no puede jugar con el capital humano y económico de cientos de empresas".

“Le exigimos al Gobierno coordinar las comunicaciones con el sector privado, en diferentes espacios durante esta semana se anunció la no aplicación de nuevas medidas, sin embargo, de forma súbita y poco coordinada se implementaron nuevas medidas, esta acción provoca pérdidas en empresarios”, indicó la Cadexco mediante un comunicado de prensa.

El sector asegura que los empresarios se abastecen, compran insumos y preparan sus servicios, pero al no haber una buena comunicación por parte de las autoridades, la afectación es mayor.

App Teletica