Última Hora

La propuesta del Gobierno de introducir nuevos impuestos o aumentar los existentes, como parte de la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), ya suma 16 votos en contra dentro del Plenario legislativo.

La primera en adelantar que no apoyará nuevas imposiciones fue la fracción del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), que según su jefe de fracción, Rodolfo Peña, sumará nueve votos en contra al acuerdo de financiamiento por $1.750 millones que el Ejecutivo busca con el FMI.

“Dejo claro que cualquier impuesto regresivo que venga a golpear el bolsillo de los costarricenses o a disminuir el incentivo de inversiones para nuevas generaciones de empleo no contará con los votos del Partido Unidad Social Cristiana”, aseguró Peña.

A ellos se sumarán los seis votos del bloque Nueva República, que según Jonathan Prendas tampoco apoyará la iniciativa.

“El partido Nueva República no va a apoyar más impuestos, y resistirá la presión que ejercerá el Gobierno en la Asamblea Legislativa para llegar a un acuerdo tributario con el Fondo Monetario Internacional”, dijo.

La verdiblanca María José Corrales también se pronunció en contra de las nuevas imposiciones, que gravarían, por ejemplo, las transferencias bancarias o los premios de lotería.

También aumentaría el impuesto a los bienes inmuebles y la renta para salarios superiores a los ₡840 mil en una escala gradual.

Además, eliminaría las exoneraciones de renta al salario escolar, Caja de Ande, la Sociedad de Seguros de Vida del Magisterio y las grandes Cooperativas. 

La propuesta llegará al Plenario para su discusión y votación. En ese sentido, necesitará del visto bueno de al menos 38 de los 57 diputados.