Última Hora

La Unión Médica Nacional pide transparencia por parte de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) con evidencias para ver en que basaron el nuevo lineamiento de reusar mascarillas.

Y es que este martes la Caja hizo público el documento denominado “Lineamiento temporal para el uso extendido y reutilización de respiradores filtrantes de partículas (N-95 o su equivalente) ante posibles escenarios de escasez o riesgo de desabastecimiento de este EPP, durante la emergencia sanitaria por COVID-19”.

De acuerdo con la Unión Médica, este documento, emitido en los momentos más difíciles de la pandemia COVID-19 para el sistema sanitario costarricense, evidencia, una vez más, la carencia de este equipo de protección personal que es fundamental para la atención segura de los pacientes contagiados.

“Ya habíamos recibido un documento previo sobre el potencial uso de cubrebocas de tela en ambientes hospitalarios y ámbitos de atención directa de pacientes lo cual no cumple con el mínimo de protección para el colectivo de funcionarios institucionales que ya enfrentan con gran riesgo esta pandemia”, expresó la entidad en un comunicado.

Esta directriz señala la limitación de uso de respiradores N-95 solo para procedimientos que generan aerosoles lo cual, en etapa de trasmisión comunitaria, incluye a los funcionarios que atienden a los sintomáticos respiratorios y obviamente a quienes atienden directamente a pacientes ingresados con diagnóstico de COVID-19.

El sindicato médico alega que el uso prolongado o extendido del respirador  se recomienda para un  tiempo de uso que no exceda las 6 horas seguidas o hasta 8 horas acumuladas, lo cual ocurre diariamente en las unidades dedicadas para la atención COVID-19, áreas de atención de sintomáticos respiratorios o en áreas especializadas de atención tales como sala de operaciones o servicios de endoscopías adonde no podría aplicarse este lineamiento visto que los profesionales que laboran en estos departamentos deben utilizar su respirador al menos por 6 horas o más según el volumen de trabajo.

El mismo documento señala que el funcionario “Evite retirar el respirador salvo situaciones en las que resulte indispensable, tales como los tiempos de alimentación, uso del servicio sanitario y otra actividad que lo amerite, en caso de uso prolongado”.

Para la Unión Médica Nacional esto apoya el tema de que la mayoría de los funcionarios institucionales que están obligados a  usar  respiradores N95 deben hacerlo por tiempos prolongados, lo que evidencia que este lineamiento tiene poco o ningún impacto en la resolución del grave faltante de EPP que enfrentaremos a muy corto plazo.

También reafirman que, si el fabricante del respirador indica que el implemento es de un solo uso, significa que no es reutilizable, por lo que esta indicación debe ser respetada en todos sus extremos y no podría en ninguna circunstancia ser sujeto de varios usos.

“Entendemos la situación crítica en la que nos encontramos en el momento actual pero no compartimos que la reutilización de respiradores N95 sea la solución ante el panorama epidemiológico que enfrentamos.

“Miles de funcionarios de la Caja han estado contaminados o en cuarentena por ser sospechosos de alto riesgo por contacto directo con SARS-CoV-2 y nueve de ellos, lamentablemente, ya han perdido la vida y es nuestra opinión que esta directriz no ayudará en mucho en disminuir la dura realidad que golpea fuertemente al personal de primera línea de atención”, indicaron.

El sindicato concluyó diciendo que se perdió tiempo muy valioso en compras y contrataciones millonarias con proveedores que incumplían con los mínimos de calidad y oportunidad de entrega de Equipo de Protección Personal. 

Por lo que, piden ahora la Caja hacer su máximo esfuerzo para conseguir respiradores y otros insumos prioritarios que cumplan con la calidad certificada que se requiere para proteger la vida de quienes se exponen cada día para vencer este flagelo.