Última Hora

El esloveno Primoz Roglic (Lotto), un excampeón del mundo juvenil de saltos de esquí, se impuso este miércoles en la primera etapa alpina del Tour de Francia, con ascenso al mítico Galibier, en una jornada en que el colombiano Rigoberto Urán (Cannondale) subió a la segunda plaza de la general.

Por su parte el costarricense Andrey Amador ingresó este miércoles en el puesto 70 de la etapa 17 con un tiempo de 5:39:35. 

En la general el tico descendió varios puestos y ahora es 81 a 2:28:54 del líder Chris Froome. 

Urán entró segundo en la etapa, a 1 minuto y 13 segundos del vencedor, y asciende a la segunda plaza en la general, empatado con el francés Romain Bardet (AG2R), ambos a 27 segundos, del líder Chris Froome (Sky).

Urán precede a Bardet en la general por las centésimas de segundo de la contrarreloj del prólogo en Düsseldorf (82 para el colombiano, 86 para el francés).

El colombiano ganó en el esprint al quinteto que entró detrás de Roglic, que completaban Froome, que fue tercero en la etapa, Bardet, cuarto, el francés Warren Barguil (Sunweb) y el español Mikel Landa (Sky).

Urán se hizo con los seis segundos de bonificación por ser segundo, que era la ventaja que le llevaba Bardet, mientras que Froome se llevó cuatro segundos como tercero. 

El italiano Fabio Aru (Astana), que entró a 1 minutos y 44 segundos del esloveno, y a 33 segundos de los favoritos, después de quedarse distanciado en los últimos metros de la subida al mítico Galibier, perdió la segunda plaza en la general, y ocupa ahora la cuarta plaza a 53 segundos de Froome.

"Esperaba que Bardet y Urán estarían adelante, pero no pensaba que Aru perdiera tiempo. Me responden mejor las piernas que en los Pirineos", dijo Froome.

Roglic, de 27 años, que fue oro y plata por equipos en Mundiales juveniles de saltos de esquí, y quinto en la prueba individual, coronó en cabeza el Galibier, para luego, acostumbrado a volar hacia abajo en la montaña, hacer un descenso perfecto en los 18 últimos kilómetros y llegar primero en la meta de Serre Chevalier. 

Además de Aru, el otro perdedor de la jornada fue el colombiano Nairo Quintana (Movistar), que quedó descolgado de los favoritos a unos 15 km de la cima del Galibier, entrando en el puesto 23, a 7 minutos y 47 segundos de Roglic, descendiendo a la duodécima plaza en la general, a 12 minutos y 54 segundos de Froome.

Derrumbe de Quintana.

Quintana, sin embargo, estuvo activo al inicio de la jornada y siguió al español Alberto Contador (Trek Segafredo), que atacó al pie del Col la Croix-de-Fer (categoría especial) a 128 kilómetros de la llegada.

El español quería ganar esta etapa e hizo trabajar a sus compañeros Bauke Mollema y Jarlinson Pantano en La Croix de Fer y después en el Telegraphe (1ª categoría).

Pero sería Roglic, el otro gran animador de la jornada, quien lanzaría un ataque el pie del Galibier, de 17,7 km de ascenso, al que siguieron Contador y el belga Serge Pauwels (Dimension Data).

Este trío sería alcanzado poco después por el colombiano Darwin Atapuma y el suizo Matthias Frank (AG2R) a 11 km de la cima mítica, la más ascendida en la historia del Tour, después del Tourmalet.

A unos seis kilómetros de la cima lanzó Roglic el ataque definitivo.

Atapuma se lanzó poco después en su búsqueda, sin lograr el contacto, y sería alcanzado en el descenso del Galibier por los favoritos.

Antes de eso, Bardet intentó varios ataques, siempre seguido por Froome y Urán, pero no por Aru, que se quedó en uno de ellos.