Última Hora

Estoy seguro que usted ha escuchado esa frase que dice “de la abundancia del corazón, habla la boca”.​

En otras palabras, si tenemos un corazón amoroso es muy probable que veamos a quienes nos rodean con una actitud agradecida, alegre y solidaria.

Pero, si por el contrario, tenemos un corazón resentido, lleno de amargura, también es probable que de nuestra boca salgan palabras negativas y rencorosas.

Lo que sea que tengamos en nuestro corazón, tarde o temprano se refleja en nuestro rostro.

¿Cuáles son las claves para lograr que nuestras actitudes internas hagan lucir mucho mejor nuestro exterior?

La motivadora y consejera, Alejandra Ulloa, estuvo en Buen Día para conversar sobre este tema.

Si desea contactarla puede hacerlo al número: 8303-9276.