Última Hora

Blog

Habilidad social y desempeño económico

La gobernabilidad no es propia de la democracia, pero cuando es gobernabilidad democrática (habilidad de la sociedad para administrar sus asuntos) se le pide mezclar procedimientos con logros para así reforzarse, porque los y las ciudadanas tienen derecho a esperar ciertos resultados de su democracia y exigen resultados. También retiran el apoyo político cuando no los obtienen.

Miguel Gutiérrez-Saxe 29/4/2015 04:48

La gobernabilidad no es propia de la democracia, pero cuando es gobernabilidad democrática (habilidad de la sociedad para administrar sus asuntos) se le pide mezclar procedimientos con logros para así reforzarse, porque los y las ciudadanas tienen derecho a esperar ciertos resultados de su democracia y exigen resultados. También retiran el apoyo político cuando no los obtienen. 

Estos resultados pueden ser de muy diverso tipo.; las hay económicas. Veamos algunas preguntas y respuestas.

La estabilidad de precios (medidos por el IPC), ¿alcanza?

La situación de crisis fiscal y la posposición en hacerle frente (ni en gastos, ni en ingresos) obliga a la política monetaria a hacer su propio trabajo y compensar lo fiscal. Esto repercute en el alto nivel de desempleo (y subempleo), mayor presión en el pago de la deuda pública,  y en la desaceleración del crecimiento económico.

Esa estabilidad, entonces, no alcanza.

¿Ante qué expectativas sociales debe responder el Gobierno?

Las que creó. Un fuerte cambio en el manejo económico, difuso pero enfáticamente  ofrecido en campaña electoral y en el discurso oficial, es el rasero con el que mide la gente.

La esperanza creada no solo tiene que ver con que las bienes y servicios no se encarezcan, sino con el alivio del desempleo abierto y el subempleo, con la reducción de la pobreza medida según ingresos,  con oportunidades para las mipymes, con el crecimiento de los ingresos de los hogares y una mayor igualdad.

Los cambios en política pública apenas comienzan a asentarse en nueva legislación, o en acomodo de las instituciones. 

El PIB, aunque con crecimiento menor, no es la medida que afecta a los hogares, aunque prometer mucho crecimiento y creer que depende del gobierno, incrementa las expectativas.

No hay logro en alguno de ellos.

¿Puede revertirse la situación en el corto plazo?

Hay políticas específicas que pueden aliviar el desempleo, el subempleo y la pobreza como la puesta en marcha de las nuevas normas de SBD, o acciones sociales de desarrollo dirigidas a grupos, o regiones.

Pero cambios que nos devuelvan a la mitad de la tasa de desempleo (nivel anterior a la crisis) solo se podrán lograr con el alineamiento de lo fiscal, lo monetario y esas políticas específicas para inaugurar políticas de desarrollo productivo. Un contexto internacional favorable puede ayudar pero no resolver.

Se trata pues de renovar el estilo de desarrollo, encontrar el rumbo centrado en el beneficio de todos, lo que no es fácil de lograr en el corto plazo.