Última Hora

Un día después de que arrasaran a los Heat en el primer partido de las finales, LeBron James dijo este jueves que la clave del éxito de su sociedad con Anthony Davis es la falta de celos entre las dos superestrellas de Los Angeles Lakers.

"No tenemos celos el uno del otro", resaltó James ante los medios. "Creo que eso es lo mejor".

Anthony Davis, uno de los mejores pívots de la NBA, aterrizó hace un año en Los Ángeles a solicitud de James para ayudarle a devolver a los Lakers a la élite de la liga. 

Ambos jugadores fueron elegidos en el mejor quinteto de la NBA y Davis fue esencial para que los Lakers alcanzaran su primera final desde 2010, que también es la primera de la carrera del pívot y la décima de LeBron James.

El miércoles, en la victoria por 116-98 en el primer partido de las finales ante los Miami Heat, ambas figuras se combinaron para sumar 59 puntos. Davis registró 34 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias y James estuvo cerca del triple-doble con 25 puntos, 13 rebotes y 9 asistencias.

Ambos forman el dúo más potente que han tenido los históricos Lakers desde, como mínimo, que el que formaron Kobe Bryant y Shaquille O'Neal, que conquistó tres anillos entre 2000 y 2002.

Pero mientras la relación entre Bryant, fallecido en enero en un accidente de helicóptero, y O'Neal se vio socavada por fuertes tensiones, James recalcó el jueves que su alianza con Davis no podría ser más diferente.

"En los deportes profesionales, tienes tipos que unen sus fuerzas para convertirse en lo que llaman machos alfa. Así es como los llaman", dijo James. 

"Dos tipos que han sido dominantes en un deporte específico en sus respectivos equipos, y se juntan y hablan de lo dominantes que pueden ser y hablan de que va a ser de esta forma o de otra (...) Eso es absolutamente lo contrario de lo que somos", afirmó 'King' James, que persigue el cuarto campeonato de su carrera a sus 35 años.

"Sabemos quiénes somos. Sabemos de qué se trata. Queremos lo mejor, en serio, todos los días, tanto dentro como fuera de la pista, el uno para el otro", describió. "No estamos celosos el uno del otro. Si eso lo combinas con respeto, creo que el cielo es el límite".

James y los "superequipos"

A lo largo de sus 17 temporadas de carrera, James ha sido parte de otros "superequipos". En Miami ganó dos anillos (2012 y 2013) junto con los estelares Dwayne Wade y Chris Bosh y en los Cleveland Cavaliers conquistó otro campeonato (2016) con Kevin Love y Kyrie Irving, quien años después pidió disculpas a LeBron por haber cuestionado su liderazgo del equipo.

En su turno ante los medios, Davis se mostró de acuerdo con James y dijo que al llegar a Los Ángeles nunca consideró que pudieran haber envidias en el el vestuario que les desestabilizaran en su camino hacia el campeonato.

"Ese pensamiento nunca cruzó por mi mente cuando ocurrió el traspaso" desde los New Orleans Pelicans, dijo Davis. "No estoy celoso de él. Él no está celoso de mí. Creo que se nota en la cancha".

"Cuando tienes a dos tipos muy altruistas y quieren ganar tanto como nosotros, el resto desaparece", señaló Davis, que describió el modo de operar de ambos.

"Nos hacemos responsables el uno al otro", dijo. "Cuando vemos los partidos o incluso durante un juego, si hice algo mal, él me lo dice. Y si hace algo mal, yo se le digo. Eso es lo que hace que funcione, saber que confiamos el uno en el otro para hacer lecturas y tomar decisiones".

Davis, de 27 años, reconoció que sí siente envidia de LeBron por los tres campeonatos que guarda en su vitrina.

"Quiero un anillo, y él tiene tres", dijo Davis. "Eso sería lo único seguro de lo que estaría celoso. Espero no tener que envidiarle mucho más tiempo".

Las finales de la NBA se retomarán el viernes con el segundo partido entre los Lakers y los Heat, que están vilo por saber si contarán con el base eslovano Goran Dragic y el pívot Bam Adebayo, ambos lesionados el miércoles.