Última Hora

El Club Sport Herediano se encaminó hacia la final de la segunda fase del Torneo de Clausura, al vencer 2-0 a San Carlos en la ida de la semifinal con goles de Jimmy Marín y José Guillermo Ortiz.

Fue un buen partido de fútbol en el Rosabal Cordero, digno de una semifinal con dos equipos que se lo juegan todo. Fueron 15 minutos iniciales de un vendaval florense, con una presión asfixiante y un fútbol rápido que generó muy pronto acciones de peligro en el marco sancarleño.

Hasta que San Carlos pudo reponerse, y sometió a campeón nacional con algunos contragolpes que por poco le dan el ansiado gol de visitante a los norteños en la casa florense.

Lea también: Luis Marín: "El que no crea que podemos ganarle 3-0 a Heredia que mejor se quede en la casa"

El juego se emparejó, un ida y vuelta atractivo a la vista. Pero fue Herediano el que propinó uno de esos golpes que duelen, ya en el epílogo del primer tiempo, cuando Gerardo Lugo filtró el balón a Jimmy Marín, para que el joven  ariete florense pusiera el 1-0 al 45+1'.

En la segunda mitad San Carlos dejó os complejos de lado y buscó la paridad, pero la velocidad de Luis Díaz y Jimmy Marín terminaron por generarle más dolores de cabeza en la zaga norteña, hasta que al 58' José Guillermo Ortiz colocó un 2-0 que parecía lapidario para el líder del certamen.

Fue entonces cuando los sancarleños decidieron de una vez por todas irse con ímpetu a la ofensiva, generando un par de ocasiones claras de peligro que no aprovecharon.

Lea también: Jafet Soto: "Hicimos un segundo tiempo espectacular"

Hubo dos penales claros no sancionados por parte del árbitro Pedro Navarro, uno para cada equipo.

Al final la ventaja pudo ser mucho mayor a favor del campeón nacional, pero el arquero Marco Madrigal lo evitó. De esta manera los florenses pusieron pie y medio en la final de la segunda fase, no solo por la ventaja de dos goles con la que viajarán a la vuelta el miércoles al Carlos Ugalde, sino porque dejaron su marco en cero. Recordemos que el gol de visitante es criterio de desempate en un eventual empate en el marcador global.