Última Hora

San Carlos es campeón por primera vez en la historia y en la construcción del equipo de Luis Marín los veteranos han sido clave.

Lea también: San Carlos se aferró a la ventaja y se corona campeón nacional

Muchos llegaron a la Zona Norte como piezas del recuerdo, piezas que ya no estaban para buscar trofeos.

Hoy celebran y se saben clave en una gesta que será recordada en San Carlos por generaciones.

Marco Madrigal, Rudy Dawson, Carlos Acosta, Marvin Obando, José Luis Cordero, Kenny Cunningham, Osvaldo Rodríguez, Diego Madrigal, Esteban Ramírez, Juan Vicente Solís y Álvaro Saborío.

Destaca la labor de Saborío, el ariete que sumó 12 goles en 23 partidos, que fue la punta de lanza de un equipo que cerró el Clausura 2018 en curva ascendente.

Cordero fue otra pieza clave en el entramado norteño. Su buen pie y gallardía le dieron balance a la medular de ‘Yiyo’ y permitieron consolidar una línea en la que la veteranía se conjuga con la juventud para sacar los partidos importantes.

La defensa fue sólida gracias al buen torneo de Marco Madrigal quien defendió la cabaña en 21 ocasiones, y a la labor de piezas como Dawson y Obando, dos jugadores que supieron afinar a sus compañeros de zaga.

Otro punto alto fue el de Acosta. Capaz de jugar en defensa y en medio campo, el de Talamanca siempre respondió y se convirtió en hombre de confianza de Marín.

Este plantel lleno de veteranos supo reponerse a un inicio de torneo complicado y mantener el ritmo una vez que alcanzaron el novel deseado, llegando así a inscribir sus nombres en la historia del fútbol nacional.