Última Hora

En un partido flojo y de pocas emociones, San Carlos empató 0-0 ante Saprissa lo que le permitió ser campeón nacional gracias al gol de visitante logrado el domingo anterior en Tibás.

Fue un partido soso y de poca gala, muy lejos de una final.

Por momentos fue un partido incómodo. Para San Carlos, la idea del error los hizo jugar cohibidos y nerviosos; para Saprissa, la intranquilidad de que el tiempo se agotara y no poder responder.

Saprissa propuso más e intentó dar algo de atractivo con su fútbol de toque, todo buscando alimentar a Rubilio Castillo, novedad en el planteamiento de Wálter Centeno para este juego de vuelta.

Con Rubilio Saprissa ganó peligro y presencia en el área. Pero la verdad es que opciones claras fueron muy pocas.

Rápidamente los morados dominaron las acciones del juego, tal y como sucedió en el juego de ida. Mientras esto ocurría en el campo de juego, en las gradas la incertidumbre provocaba un incómodo silencio y no era para menos, lo que veían no les gustaba a los sancarleños.

Este control en parte se dio por el ingreso de Michael Barrantes a la línea de volantes, su posición natural. Ahí donde se siente más cómodo para armar juego.

Los norteños sufrieron por errores propios y eso provocó que a más de uno se le pararan los pelos.

De momento, los norteños vivían de la renta y con lo mínimo les daba para soñar con el título nacional.

Así, sin muchas emociones, el tiempo comenzó a pesar y hacerse más grande el cronómetro, todo mientras Saprissa tomaba más riesgos, pero sin mayor sorpresa. Eso sí, los morados crecían en confianza, pero no se animaban a tirar. Pareciera pecado capital rematar de lejos en el planteamiento del Paté.

Por si fuera poco, Centeno decidió sacar a Rubilio para meter a Marvin Angulo y así tener más la pelota. Curiosamente, sacó al hombre gol justo en el momento en el que más necesitaban.

Ya con el reloj encima, el Saprissa de Paté, del toque y el dominio en el mediocampo se olvidó de todo y comenzó a lanzar pelotazos. La desesperación tomó las acciones de los tibaseños.

Una vez finalizado el partido la algarabía tomó la cancha, la historia se hizo realidad y se cumplió. San Carlos paso de estar en la Liga de Ascenso a ser campeones nacionales, todo en menos de un año.

¡Felicidades a los campeones!

Repase las principales incidencias del juego acá:

Repase las principales incidencias del juego acá: