Última Hora

Tras poco más de 12 horas de estar varados en la Frontera Norte, un grupo de unos 100 nicaragüenses pudieron entrar a su país.

Por razones que se desconocen, el gobierno de Daniel Ortega impidió la entrada de sus ciudadanos, esto provocó un caos en Peñas Blancas, donde incluso el transporte de mercancías vía terrestre estuvo detenido.

Desde la noche del viernes el grupo de nicaragüenses llegó en varios buses procedente de Panamá, soportando frío y lluvia, hambre y carencia de lugares, el grupo protestó en la frontera norte para que los dejaran pasar.

Denunciaron que había niños, mujeres embarazadas y adultos mayores que estaban siendo afectados por el “limbo” en el que se encontraban, además dijeron al medio digital La Cruz Gte TV que tenían todos sus papeles al día, por lo que desconocen la razón por la que no los dejan ingresar a Nicaragua.

De acuerdo con el medio nicaragüense La Prensa, el problema motivó que el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) demandara una salida humanitaria a esta crisis.

Además, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos también condenó el bloqueo contra sus mismos ciudadanos.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) también alzó la voz sobre el incidente.