Última Hora

Luego de que un reciente estudio del Ministerio de Economía y Comercio (MEIC), reveló que la crisis económica generada por la pandemia del COVID-19 en Costa Rica pondría en jaque a un 80% de las pymes en los próximos seis meses, la digitalización y el traslado de la venta a plataformas digitales se han destacado como los “salvavidas”, que pueden cambiar radicalmente el futuro de estas micro, pequeñas y medianas empresas.

De acuerdo con el estudio, al momento en que se realizó (en el mes de abril), solo un 3% de las pymes encuestadas realizaban ventas a través de plataformas digitales,  por lo que las medidas de restricción impuestas por las autoridades de salud para prevenir la expansión del virus, afectaron de una manera significativa sus ingresos, registrando reducciones de hasta el 75% en menos de un mes.

“Las pymes están llamadas en este momento a dar un salto necesario hacia el e-commerce, para poder sobrevivir en los próximos meses. Es claro que, como lo plantea el estudio, hay un 79% de las pymes costarricenses que reciben ganancias por la venta directa de bienes y servicios, pero en el contexto actual de aislamiento y cierres, es imposible que continúen vendiendo de la misma manera”, afirmó Javier Madrigal, socio fundador de Oliba.

Según el experto, los empresarios costarricenses deben reinventarse y hacer un traslado rápido al mundo digital, para poder tener más posibilidades de continuar sus operaciones y no convertirse en parte de las pymes que a finales de este año habrán cerrado por la crisis.

“Hoy día es prácticamente una obligación que los negocios vendan en línea por los innumerables beneficios que ofrece y si no empiezan ya, se van a quedar atrás. Las empresas tendrán que explorar nuevos canales de venta, nuevos canales de entrega para sus bienes y servicios, asimismo, deberán ser innovadoras para lograr mantener o incrementar sus ventas, incluso agregando nuevos productos o enfoques en sus giros de negocios”, agregó Madrigal.

Las pymes que se digitalizaron ya están registrando resultados. En las últimas semanas, una gran cantidad de empresas han incrementado su uso de los canales digitales para continuar operando, sin embargo, hay otra gran cantidad de pymes que aún no han encontrado esa manera de reinventarse y trasladar su proceso de ventas al mundo online.

“Hay muchos caminos para empezar a vender online, pero lo más importante en este momento es, entender como pyme que si no doy ese paso, mis posibilidades de cerrar aumentan de manera muy significativa. En la plataforma Oliba tenemos casos de muchas pymes que han comenzado con el e-commerce, han innovado con productos, se han adaptado y, aún con sus locales cerrados o funcionando menos tiempo, han experimentado aumentos de hasta un millón de colones al día en sus ingresos, en promedio”, explicó el vocero.

Por ejemplo, se destaca el caso de Sed de Mar, que anteriormente se dedicaba a la venta de trajes de baño y ahora creó su e-commerce en Oliba, enfocado en la venta de mascarillas; el caso de Flormar, una tienda en línea de cosméticos y From Scratch, una pastelería que ahora realiza la mayoría de sus ventas de manera virtual y así un sinfín más como Bath & Body Works, Victoria’s Secret, DermatALLogy, Bocanegra, House Box, PureJoy, Easy Bike, Dorma, entre otros.

“Desde pymes de productos tan tradicionales como repostería, hasta las más innovadoras, todas pueden realizar sus ventas en línea, aprovechar su capital humano para generar nuevas formas de ingresos y habilitar nuevos métodos de entrega, para responder a las nuevas necesidades de los consumidores en la pandemia”, detalló Madrigal.

Recomendaciones.

Para aquellas pymes que decidan dar este paso y aprovechar los canales digitales para poder seguir con sus ventas, los expertos de Oliba tienen varias recomendaciones.

“Para digitalizarse, lo primero que debemos hacer como pyme, es encontrar una forma de ofrecer nuestros productos en medios virtuales, mostrando tanto fotografías, descripciones y detalles, así como la información necesaria para que el cliente se sienta cómodo al realizar la compra (términos de devoluciones, garantías, pago con tarjeta)”, aconsejó.

También, es clave contar con una persona que se encargue de la administración y pueda llevar el orden de todas las ventas y las bases de datos de los clientes, además de que, alguien se debe encargar de mantener la información y los productos siempre actualizados.

Los sistemas de envíos, los canales en los cuales se van a mercadear los productos (redes sociales, WhatsApp), las herramientas que se van a usar, el público meta al que se va a dirigir la venta y la experiencia de compra, que implica procesos de check out sencillos y la posibilidad de comprar sin tener que abrir una cuenta, son parte de las claves que los expertos señalan se deben cuidar, para una digitalización eficaz. 

Actualmente, la plataforma Oliba ofrece a la pymes la posibilidad de crear una tienda en línea y empezar a vender de manera digital en 24 horas y con la asesoría de un equipo que busca apoyar a las pymes, por su valor trascendental para toda la economía del país. Las pymes interesadas pueden ingresar a olibapay.com

“Las empresas que tomen el paso a digitalizarse son las que van a poder sobrevivir esta crisis y cuando la pandemia acabe ya van a tener una estructura digital establecida que les genera más ventas, les permite llevar un control y orden administrativo superior y sin mencionar los datos que se obtienen para poder tomar mejores decisiones, más acertadas respecto a mercadeo, sus productos o servicios y servicio al cliente”, concluyó.