Última Hora

El Gobierno de la República declaró de interés público y nacional las investigaciones que lleva a cabo el Instituto Clodomiro Picado para combatir el COVID-19.

Así lo informó el presidente Carlos Alvarado este jueves en conferencia de prensa.

Con esta iniciativa se busca promover que, tanto dependencias del sector público como del sector privado, organizaciones no gubernamentales y organismos internacionales, contribuyan con recursos materiales, económicos y humanos para la exitosa realización del proyecto. 

Además, se declara como prioritario el desarrollo del proyecto interinstitucional que involucra también al Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (INCIENSA), institución adscrita al Ministerio de Salud.

“Este laboratorio, reconocido mundialmente, es un orgullo nacional, que merece todo nuestro reconocimiento y en atención a su solicitud es que hacemos esta declaratoria de interés público y nacional”, aseguró el mandatario.

Proyecto

Con este proyecto se quiere desarrollar, producir y validar la efectividad terapéutica de dos preparaciones de anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2: una de anticuerpos humanos purificados a partir del plasma de pacientes convalecientes y otra de anticuerpos equinos purificados del plasma de caballos inmunizados con proteínas virales.

Estos medicamentos serán una opción para tratar a los pacientes con COVID-19 en estado severo y crítico de la infección y así mejorar su evolución clínica.

Según explicó el presidente ejecutivo de la CCSS, Román Macaya, “estos tratamientos son fundamentales porque sabremos que el país lo hizo por sí mismo, basado en sus propias capacidades, en los conocimientos acumulados y en el convencimiento de que todos estamos incluidos y protegidos por la seguridad social”.

Agregó, que “esta es una de tres estrategias de desarrollo de terapias propias, creadas en Costa Rica, que demuestran la capacidad de innovación del país y el gran impacto que pueden tener alianzas como esta entre la CCSS, el Instituto Clodomiro Picado y el Ministerio de Salud”.

Donantes

La producción depende de que la Caja envíe el plasma de los recuperados de COVID-19 para ser procesado en la planta farmacéutica del Instituto Clodomiro Picado.

Es por esto que el doctor Alape Girón aseguró que “el personal del Banco Nacional de Sangre y de los bancos de sangre de los hospitales de la Caja están haciendo un extraordinario papel en la recolección del plasma de pacientes convalecientes”.

Las autoridades necesitan más pacientes para completar los 25 litros necesarios para iniciar la producción del medicamento cuanto antes.

Si se logra incrementar la cantidad de donantes, se tendría listo el primer lote de inmunoglobulinas humanas a finales de junio de 2020.