Última Hora

ManaguaNicaragua El gobierno de Nicaragua informó este martes de un avance del nuevo coronavirus en la última semana, que elevó a 1.118 el total de casos y a 46 el de fallecidos, muy por debajo de los conteos independientes.

En la semana del 26 de mayo al 2 de junio, las autoridades registraron un saldo de 359 nuevos casos y 11 muertos, según un informe del Misterio de Salud.

Durante esos mismos días, agregó el ministerio, se reportaron paralelamente otros fallecimientos atribuidos a tromboembolismo pulmonar, diabetes, infarto agudo de miocardio, crisis hipertensivas y neumonías bacterianas.

Expertos independientes sospechan que muchas de esas otras muertes están relacionadas al virus, que se esparce en el país ante las escasas medidas preventivas que el gobierno ha tomado desde fines de abril, a diferencia de otras naciones centroamericanas que actuaron anteriormente. 

El nuevo dato semanal fue dado a conocer poco después de que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtiera que la transmisión del coronavirus "está muy difícil de controlar" en Nicaragua.

Las cifras oficiales están por debajo del conteo independiente del Observatorio Ciudadano, que hasta el 27 de mayo contabilizó 3.725 casos y 715 fallecidos por el nuevo coronavirus, principalmente en Managua, Masaya (sur) Matagalpa (norte) y Chinandega (noroeste).

El observatorio ha servido como fuente alternativa ante el vacío informativo del gobierno de Daniel Ortega, y está conformado por médicos y redes comunitarias que recopilan información de casos sospechosos de coronavirus.

El informe del observatorio documentó además "28 muertes sospechosas de covid-19 entre personal de salud". 

La organización no es reconocida por el gobierno de Ortega, que se ha negado a decretar cuarentena, suspender clases y cerrar la fronteras. Por el contrario, ha promovido hasta hace pocos días concentraciones en eventos deportivos o procesiones.

Ante el incremento de contagios, 34 asociaciones médicas y empresas privadas llamaron a iniciar una "cuarentena voluntaria nacional" para contener la propagación del virus.

El llamado fue acogido por el principal gremio empresarial, y varias compañías grandes comenzaron a acatar el llamado.

"El incremento del numero de casos y de fallecimientos reportados por fuentes oficiales y no oficiales demuestran que la transmisión comunitaria está en una situación muy difícil de controlar", señaló este martes Ciro Ugarte, director de Emergencias Sanitarias de la OPS.