Última Hora

La pandemia del COVID-19 obligó a muchos negocios a reinventarse. Tal es el caso de Mar de Urano, una empresa de trajes de baño ubica en Poás de Alajuela, que pasó de los bikinis a las mascarillas.

Este cambio en su producción les permitió crear una alianza con la marca Remask America.

Al principio la meta era donar 50.000 mascarillas de tela, pero la producción creció a pasos agigantados.

Actualmente producen 250.000 mascarillas por semana, que se comercializan en diferentes partes del mundo.

Este producto se exporta a Estados Unidos, Suramérica, Europa y Asia.

El éxito de estos costarricenses permitió crear nuevas oportunidades laborales en medio de la pandemia. Actualmente 300 personas se ven beneficiadas en esta cadena productiva.
 
Estas mascarillas hechas con sello costarricense son fabricadas con una doble capa 100% en algodón, ergonómicas, lavables.

Están disponibles en el sitio web www.remaskamerica.com.