Última Hora

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) explicó cuáles son las cuatro estafas más comunes durante la pandemia de COVID-19.​

Estos timos han crecido en los últimos meses por la necesidad económica que tienen las personas en medio de la emergencia nacional. 

Según Walter Espinoza, Director del OIJ, hay cuatro que son muy frecuentes: en San José, durante este 2020, se han registrado 43 estafas de préstamo, 37 con el timo de la maleta y 144 estafas de compra y venta por Internet.

Tipos de estafas

El primer timo se llama “estafa de compras por Internet”. Según explicó Espinoza, se da cuando una persona publica un bien en redes sociales para venderlo. Esto provoca contacto entre el cliente (víctima) y la persona que vende el objeto (estafador).

Una vez que se ponen en contacto, el vendedor pide una transferencia y la persona la hace, con la promesa de que se lo van a enviar, pero al final eso no ocurre. El perjuicio es el monto de dinero invertido en el bien, los montos denunciados van entre los ₡20 mil a los ₡200 mil.

Los estafadores, aprovechando que hay pandemia y muchas actividades son virtuales, estafan a clientes que quieren adquirir equipos electrónicos como Nintendo y Play Station, computadoras, etc.

La segunda estafa sobre la que advierte el OIJ es la “estafa de venta por Internet”. Ocurre cuando alguien de manera leal y honesta está vendiendo un bien, lo ofrece por redes sociales y el estafador contacta al vendedor.

El estafador le pide un número de cuenta para depositarle el dinero y le indica que va a ir de inmediato recoger el objeto.

El sospechoso tiene un modelo falso de depósito, puede ser una factura o baucher ilegítimo. La persona, confiada en que tiene el dinero depositado, entrega el bien; pero cuando llama al banco se da cuenta de que la factura era falsa y nunca hubo traslado de dinero.

El perjuicio es la pérdida del objeto. En este caso, Espinoza le pide a la población que sea desconfiada. 

“Primero verifique con la entidad financiera si efectivamente le hicieron el depósito. Bloquee el contacto, ya que en muchas ocasiones la persona que ‘hizo la transacción' intenta extorsionarlo al saber su domicilio, así que no dé la dirección de su casa. Seamos desconfiados y evitemos caer en este tipo de fraude”, manifestó el director del OIJ.

Uno de los métodos que ha tomado relevancia en el último mes es la  “estafa por préstamo de dinero”.

Quien requiere financiamiento urgente logra acceder a un prestamista o empresa que entrega dinero sin requisitos, propuestas que suelen ser muy halagadoras y con muchos beneficios.

La persona que requiere la suma de dinero se siente muy contenta y le da su número de teléfono y de cédula. Le piden que, para efectos de carácter administrativo, antes de depositar, requieren determinada suma de dinero previo. 

Al depositar el dinero, la víctima nunca recibe lo prometido.

“Hay mucho perjuicio porque la población afectada tiene necesidades financieras evidentes. Piden dinero a cambio del préstamo y lo dejan en peores condiciones que antes tenía. Se ha manifestado mucho en los últimos tiempos”, aseguró Espinoza.

La cuarta y última es la “estafa de la maleta”. Sucede cuando una persona ofrece un negocio, servicio o propiedad. Esa persona es contactada por el estafador, quien muestra interés en el producto.

Logran culminar el negocio, pero le piden a la víctima, como favor, que le recoja unas maletas en el aeropuerto porque tuvo un retraso o inconveniente. El estafador le dice a la víctima que tiene que hacer un depósito para recoger las maletas, pero estas no existen.

“El estafador en algunas oportunidades indica que es extranjero y en otras que es nacional. Sin embargo, antes de hacer el contacto, conoce datos personales del vendedor, como los datos de un tío, sobrina, etc. Tiene conversaciones amplias y en estas épocas de depresión cuando le dice que le va hacer un pago inmediato y en efectivo, pues la otra persona cae en la seducción es víctima del engaño y cae. Siempre hay un espacio para generar confianza para que el que vende el bien se sienta tranquilo en la negociación”, explicó el director sobre este timo.

Se recomienda llamar a las aerolíneas e intentar comprobar si efectivamente existen las maletas.

Según el OIJ, hay muchas personas que los contactan y se sienten avergonzadas de haber caído en los fraudes.

Así que ya lo sabe, tome las precauciones para evitar que estafadores se aprovechan de la necesidad de ganar dinero durante esta crisis.