Última Hora

En Nicaragua todo sigue igual, pese a la emergencia mundial por coronavirus.

En el país pinolero la actividad social continúa, los niños van a la escuela y las medidas sanitarias, de momento, brillan por su ausencia.

Autoridades de salud anunciaron, este miércoles, que la cifra de contagios se mantiene desde hace cinco días en dos, pero no lograron precisar la cantidad de sospechosos ni pruebas realizadas hasta el momento.

“Se han realizado pruebas del Covid-19 a personas que lo ameritaban y salieron negativas”, señaló Carlos Sáez, Secretario General del Ministerio de Salud nicaragüense (MINSA) en una conferencia de prensa.

Medios de comunicación y población en general dudan de las cifras oficiales, ante varias contradicciones, y temen que la situación de salud se salga de control en los próximos días.

Diario La Prensa destaca en uno de sus artículos que el régimen orteguista continúa sin adoptar medidas para prevenir el contagio y hace caso omiso a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“El régimen mantiene un discurso de normalidad y realiza una campaña de visitas de casa de brigadistas de salud para informar sobre el coronavirus”, reza el artículo.

Agregan que las medidas de autocuidado surgen por iniciativa propia o de la empresa privada, ya que el Gobierno se lava las manos, pero de mala manera.

Rosario Murillo: la encargada.

El Presidente Daniel Ortega no se lo observa desde el pasado 12 de marzo cuando participó, junto a homólogos del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), en una reunión virtual para tratar la pandemia.

A partir de ahí, encomendó la misión del coronavirus a su esposa y vicepresidenta del país, Rosario Murillo, quien mantiene la información muy hermética e incluso ha dado directrices contrarias al virus, como promover aglomeración de personas o negarse a declarar la cuarentena.

“Desde este nuevo reto que nos ha impuesto la historia, los nicaragüenses seguimos encontrando en nuestra fe y nuestra rica cultura las maneras creativas de defender y promover la vida y la salud” o “doblando las rodillas esperamos en Dios que toda la intensa labor de educación preventiva de resultados”, son algunas de las frases de Murillo sobre la emergencia.

“La excepción mundial es Ortega, un gobernante ausente ante la pandemia del Covid-19… Ortega no les habla a los nicaragüenses, quienes durante semanas han seguido expectantes, con temor e incertidumbre, la amenaza del coronavirus”, agrega una publicación del Confidencial.

Pruebas en hospitales privados.

Este viernes los hospitales privados de Nicaragua solicitaron al Gobierno autorización para realizar pruebas de coronavirus de forma más acelerada, pues aseguran que el Minsa lo realiza de manera manual.

“El sector privado teme que el Gobierno se resista a dar la autorización para evitar que se revele el número de casos que vayan apareciendo en Nicaragua”, detalla otra publicación del Diario La Prensa.

Además, algunos médicos señalan que el Covid-19 es un tema tabú en los hospitales y no cuentan con herramientas de prevención como mascarillas y guantes para enfrentar la epidemia.