Última Hora

Los Obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica tomaron la decisión de cerrar todas las iglesias, capillas y oratorios del país, así como de suspender las misas dentro de los templos a partir de este jueves.

La medida llega varias horas después de confirmarse la primera muerte por coronavirus en Costa Rica. Precisamente, las autoridades eclesiásticas quieren evitar la exposición al Covid-19 en las celebraciones católicas, sobre todo por la cantidad de asistentes.

La Iglesia Católica invita a los fieles a participar de la Santa Misa a través de los medios de comunicación como radio, televisión e Internet.

“Se dispensa del precepto dominical a todos los fieles mientras se mantenga esta situación extraordinaria”, destaca el comunicado.

También piden a los ministros extraordinarios de la distribución de la Sagrada Comunión no visitar a los ancianos y enfermos con algún factor de riesgo, asimismo solicitan suspender las salidas si ellos mismos son vulnerables.

“Pedimos la comprensión y obediencia debida a nuestros fieles en estos difíciles momentos que vivimos con el fin de salvaguardar la mayor cantidad de vidas humanas en esta extrema situación que vivimos”, agregaron.