Última Hora

"Inexorable", el nuevo coronavirus seguía este viernes propagándose en todo el mundo, mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) acusó a algunos países de no hacer lo suficiente ante la amenaza sanitaria.

A nivel mundial, el número de contagios roza los 100.000: 85 países y territorios registraron al menos 97.510 personas infectadas, de las cuales 3.346 fallecieron, según un balance establecido por la AFP el jueves a las 17H00 GMT.

"Hay un momento, lo sabemos todos (...) en que una epidemia es de todas formas inexorable", declaró el jueves el presidente francés, Emmanuel Macron.

Aun así, una "larga lista" de países no hacen lo suficiente para luchar contra el coronavirus, advirtió la OMS.

"Esto no es un ejercicio. No es el momento de abandonar, no es el momento de buscar excusas, es el momento de ir a fondo", criticó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, sin nombrar los países en cuestión.

Pero en Estados Unidos, el principal sindicato de enfermeros denunció la poca preparación de numerosos hospitales, y expresó su preocupación por la falta de equipamiento y de información para los profesionales de la salud.

El Congreso estadounidense aprobó casi por unanimidad un plan de emergencia de 8.300 millones de dólares para financiar la lucha contra el COVID-19 en el país, que ya ha dejado un saldo de al menos 12 muertos y más de 180 casos de contagio.

El presidente Donald Trump había propuesto un primer monto de 2.500 millones de dólares, que la oposición consideró insuficiente.

Por su parte, el vicepresidente Mike Pence, designado por la Casa Blanca para coordinar la crisis, admitió que el país no disponía de suficientes tests de detección del nuevo patógeno ante la creciente demanda.

En California, las autoridades empezaron el jueves a examinar a las personas a bordo de un crucero retenido en la costa para determinar si hay casos positivos. El "Grand Princess", con 3.500 personas a bordo, pertenece a la misma empresa que el "Diamond Princess", varado frente a las costas de Japón y donde se registraron más de 700 contagios, seis de ellos mortales.

Indignación en Wuhan

El gobierno italiano, primer foco europeo de la epidemia, destinó 7.500 millones de euros a un plan para combatir la epidemia y sus consecuencias.

En China, el país más afectado, se confirma la estabilización: Pekín informó el viernes de 30 nuevos casos, la cifra más baja desde el 27 de febrero.

Pero el país teme ahora el riesgo de recontaminación a través de personas que vienen del extranjero: hasta ahora hubo 36 casos importados, de un total de 80.552.

En la ciudad de Wuhan, epicentro de la epidemia y cuyos 11 millones de habitantes viven confinados desde finales de enero, el descontento hacia las autoridades empezaba a manifestarse. En un hecho muy poco habitual en el gigante asiático, habitantes de la metrópolis abuchearon a una de las más altas responsables del régimen comunista que estaba visitando la ciudad.

Las bolsas, en rojo

La epidemia sacudía de nuevo el viernes las mercados financieros asiáticos, al día siguiente de la fuerte caída de las bolsas europeas y de Wall Street. Tokio retrocedió el viernes 2,72% al cierre de la sesión.

El impacto del nuevo coronavirus en el tráfico aéreo podría hacer perder a las aerolíneas hasta 113.000 millones de dólares en ingresos en 2020, alertó el jueves la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA).

La británica Flybe, qui tiene 2.000 empleados, anunció el jueves su quiebra, y la portuguesa TAP informó de la supresión de casi 1.000 vuelos.

Para evitar la propagación del COVID-19, numerosos países prohibieron la entrada a su territorio o pusieron en cuarentena a las personas procedentes de las zonas afectadas. Por el momento, 36 países ya prohibieron el acceso a las personas que llegan de Corea del Sur, según Seúl, y en otros 22 se han tomado medidas de cuarentena.

En ese sentido, Seúl planea convocar al embajador de Japón para protestar contra las medidas "irracionales" de cuarentena impuestas por el archipiélago a las personas que llegan de Corea del Sur.

En su avance incesante, el virus alcanza cada día a nuevos países: el último en sumarse a la larga lista fue Bután, que anunció el viernes que un turista estadounidense que visitaba el pequeño reino himalayo dio positivo.

En pocas semanas, las mascarillas, los geles desinfectantes, los guantes, la ropa de protección y los lentes se han agotado en muchos países. Por ello, las autoridades se han visto obligadas a prohibir la exportación de material médico y destinarlo al personal sanitario y a los enfermos.

En Francia, tres hombres fueron detenidos por haber intentado vender 40.000 mascarillas caducadas.

En el mundo deportivo, seguían en cadena las anulaciones y los aplazamientos de los eventos programados próximamente. El duelo del Torneo de las Seis Naciones de rugby entre Italia e Inglaterra, previsto en Roma el 14 de marzo, fue aplazado a una fecha por determinar, y el maratón de París se celebrará el 18 de octubre, en lugar del 5 de abril.

Copyright © 2020 Teletica. Todos los derechos reservados.

ray.media