Última Hora

El Ministerio de Salud inició la búsqueda de las personas que tuvieron contacto con una mujer de 52 años, vecina de Pococí. Este jueves, las autoridades informaron que se trata del primer caso sospechoso de COVID-19 en Costa Rica.

Las muestras de la paciente fueron enviadas al Inciensa para su confirmación o descarte, proceso que tomará unas 24 horas. Simultáneamente, los encargados de la salud pública realizan una labor aún más complicada: rastrear los movimientos de la ciudadana desde su regreso al país.

“Se está haciendo el levantamiento de los posibles contactos cercanos, se van a investigar por un posible desarrollo de síntomas”, explicó el jerarca de salud.

Entre los contactos se incluyen los pasajeros del avión, los familiares y cualquier otra persona cercana. A todos se les da seguimiento para detectar posibles contagios.  

La paciente sospechosa visitó Italia y Túnez. Regresó al país el pasado 29 de febrero; pero hasta ahora presentó los síntomas. Por orden de las autoridades, permanecerá en aislamiento domiciliar junto a su esposo, quien está asintomático.

En caso de presentar señales como fiebre, dolor de cabeza, tos seca y dificultad respiratoria, los afectados pueden alertar al 9-1-1 o visitar el centro de salud más cercano.