Última Hora

El alcalde de Buenos Aires José Rojas Méndez, en declaraciones dadas este martes al medio de comunicación Brunca TV Digital, afirmó de manera rotunda, y en reiteradas ocasiones, que el conflicto que se vive la Zona Sur a raíz de los enfrentamientos entre indígenas y personas no indígenas es responsabilidad del Gobierno y no de la municipalidad.

“Esta es la realidad que ha generado la irresponsabilidad del Estado, los problemas nos caen a nosotros en el gobierno local y los culpables al igual que el Gobierno son los diputados y el Poder Judicial porque son ellos quienes deben asumir con responsabilidad una situación que se vive desde hace 40 años”, señala el alcalde.

Durante este martes Rojas sostuvo una reunión con los vecinos afectados por el conflicto, quienes reclaman la falta de presencia del alcalde en la situación.

“Nosotros sabemos que estamos en una reserva indígena pero también muchos de los que ahí vivimos tenemos sangre indígena. A dónde está la policía para que nos ampare y nos proteja. Y dónde está el alcalde porque pedimos ayuda y nos da la espalda”, señalan los vecinos afectados.

El alcalde respondío diciendo que él quiere que sean los afectados los que le digan al Gobierno lo que están viviendo. “Yo estoy del lado de resolver el conflicto y no podemos estar divididos”, agrega.

La tarde de este martes el alcalde de Buenos Aires y representantes de una Comisión Cantonal que representa a indígenas y vecinos afectados por las invasiones en sus fincas, se reunieron con el viceministro de la Presidencia en Asuntos Políticos y Diálogo Ciudadano, Randall Otárola, y acordaron dialogar para atenuar y minimizar la violencia que se está dando.

“Hemos escuchado a la Comisión y aquí iniciamos nuestra ruta donde atenderemos a los actores involucrados a nivel local. La voluntad de las personas se consigue dialogando por eso estoy aquí, la idea es conseguir una solución pacífica a la situación”, indica Otárola.

La Defensora de los Habitantes, Catalina Crespo, estuvo la mañana de este miércoles reunida con la población indígena y autoridades públicas, para realizar un llamado a las partes para resolver en paz las diferencias.

Crespo, reiteró al Estado su obligación de implementar medidas efectivas para la atención de la situación.  

El pasado lunes el conflicto entre indígenas y no indígenas aumentó, tras el asesinato del líder indígena, Yehry Rivera Rivera, de cinco impactos de bala. 

Como sospechosos se encuentran detenidos  dos hermanos, también indígenas, quienes en apariencia defendían su propiedad en el momento de los hechos.