Última Hora

La Policía de Fronteras detuvo a un costarricense que ingresó al país portando dentro de un vehículo 6.235 unidades de pólvora presuntamente contrabandeado desde Panamá.

El hombre de apellido Quesada no logró demostrar que los explosivos los había adquirido de manera legal, por lo que los oficiales procedieron al decomiso del material y a su detención.

Su detención se dio el domingo anterior en el puesto de Kilómetro 35 de Guaycará de Golfito. El caso fue remitido a la orden de la Fiscalía de Golfito.

Las autoridades insisten en comunicar que la Ley contempla penas de hasta seis años de prisión a quienes introduzcan al país pólvora explosiva de manera ilegal.

Además, reiteran que la Ley de Armas y Explosivos, según su artículo 93, castiga con penas de tres a siete años de prisión a quienes adquieran, comercien, transporten, almacenen y vendan artículos explosivos sin el respectivo permiso.