Última Hora

Los vecinos de la comunidad de Pavas aseguran estar molestos y de “manos atadas” ante lo que ellos consideran un “monopolio” de la “mafia” de piratas en la zona.

La problemática no es nueva, ya que es un tema que las autoridades tienen conocimiento desde hace años, incluso la misma empresa Autotransportes Pavas S.A. ha hecho los reportes al Consejo de Transporte Público (CTP).

La mayoría de vehículos que utilizan estos choferes para transportar personas no cuentan con marchamo, RTV, algunos portan placas gemeleadas e incluso el chofer no tiene licencia de conducir.

Tal es el caso de un vehículo marca Hyundai Excel detenido en un amplio operativo en la zona este miércoles, donde también se decomisaron varios microbuses que eran utilizados para el transporte ilegal de personas.

Vea también: Autoridades decomisan automóviles y microbuses en operativo “anti pirata” en Pavas

Teletica.com conversó con un grupo de vecinos de Lomas del Río quienes aseguraron que este es un tema delicado y que, aunque saben que la principal culpa la tienen las mismas personas que deciden todos los días coger este tipo de transporte, también piden ayuda de las autoridades para regular la situación.

“Aquí todos los días es tierra de nadie, en especial en horas pico, usted puede ver como los piratas no respetan la ley de tránsito, ellos ni saben que es eso, se meten contra vía como les da la gana, generan presas, hacen virajes en U donde sea, manejan temerariamente, no les importa atropellar a alguien con esos gajos”, expresó un vecino que dijo llamarse Leonel Contreras.

Muchos de estos automóviles son considerados “una bomba de tiempo” ya que al no estar al día con las regulaciones del país pueden generar un accidente, afectar a los pasajeros, o bien, si colisionan otro vehículo no cuentan con seguro para responsabilizarse por el accidente. Incluso los mismos pasajeros no pueden ser atendidos en el INS si tuvieran un percance.

Sin embargo, hay quienes aseguran que no tienen otra opción para irse a sus trabajos, ya que dicen que en la zona no bajan taxistas ni otro medio de transporte más que el autobús, y a veces estos pasan llenos, por lo que no les queda otra opción que tomar el pirata.

Según tuvo conocimiento Teletica.com, los colectivos –carros- cobran 400 colones por persona, eso sí, llegan solo hasta la embajada americana, mientras los microbuses cobran 500 colones por persona, y llegan hasta la parada La Coca Cola en San José, donde incluso tienen un pequeño puesto, en algunas ocasiones van sobrecargadas.

El riesgo que reside en la zona no solo se refleja en los pasajeros, sino también en otros conductores en incluso peatones.

“Dios libre usted colisione con ellos, porque en un segundo tiene un montón de piratas jugando de matones amedrentándolo para que usted jale, porque si llama al tráfico le va feo y usted tiene que jalar.

Y si fue culpa suya le va peor, porque lo obligan a pagarles y no llamar al tráfico. Chocar con ellos es peor que deberle dinero al diablo, no lo dejan en paz”, comentó una vecina quien solamente se identificó como María.

“Si la policía los detiene o les quita los gajos entonces cierran la calle como si fueran dueños de todo y evitan que la gente pase, según ellos como medida de protesta porque no los dejan trabajar.

Eso es peor, porque como los buses no pueden pasar la gente tiene que cruzar caminando, y al otro lado se ponen de acuerdo y algunos piratas cobran hasta 500 colones por llevar a la gente del otro lado de la protesta hasta Lomas, hacen su agosto a costillas de la gente con un cierre camuflado y la única víctima son los pobres ciudadanos que vienen de sus trabajos”, agregó María.

Paradas “exclusivas de los piratas”

Parte de esta problemática que también aseguran los vecinos son las llamadas paradas “exclusivas” de los piratas.

Ellos comentan que los piratas se organizan con radios y varias veces, en especial en horas pico, toman algunas paradas como: La Musmani, plaza Rohrmoser, Loreto, entre otras, y amenazan a los buses para que no se detengan a recoger gente ahí, esto obliga a las personas que están en la parada a montarse en un pirata para poder llegar a su hogar.

“Es increíble, a veces casi que quieren agarrarlo a uno a la fuerza y montarlo, y si un bus se intenta detener lo hacen echado y lo amenazan para que no pare”, mencionó Contreras.

Teletica.com conversó con Marino Donato de la empresa Autotransportes Pavas S.A, quien no solo confirmó que lo que dicen los vecinos es cierto, sino que además agregó que los piratas han dañado las unidades en represalia por hacer paradas en esos sitios.

“Estas personas impiden el libre tránsito, crean la anormalidad en la zona, muchos de nuestros choferes que no les hacen caso han sido amenazados, han atacado los buses con piedras, de hecho, hace poco tenemos 20 unidades afectadas con ventanas y parabrisas quebrados por las constantes pedradas que les han dado”, explicó.

Donato indicó que por lo general estos transportistas se meten contravía y pasan por donde sea para llegar a su destino y tratar de evitar las presas, y que si la policía de Tránsito les decomisa los carros o les hacen partes amenazan con bloquear la vía en Demasa, afectando a los usuarios y generando pérdidas a la empresa Autotransportes Pavas S.A.

“Estos vehículos están en mal estado, sin los permisos requeridos, los conductores no tienen respeto por las personas ni por los otros conductores, incluso se han dado casos donde estos carros han sido detenidos jalando drogas”, agregó

Con respecto al comentario que nos hicieron los vecinos sobre la carencia de unidades en horas pico, Donato mencionó que ellos traen unidades de refuerzo en la zona en horas que saben que más gente viaja, y que siempre están tratando de mejorar el servicio.

Autotransportes Pavas S.A. ha hecho las denuncias y los reportes respectivos al Consejo de Transporte Público (CTP), pero indican que mientras los mismos vecinos sigan usando este tipo de transporte la problemática difícilmente se acabará.

Posición de la Policía de Tránsito

Teletica.com conversó con Felipe Venegas, Director Operaciones de la Policía de Tránsito, quien aseguró que, aunque les gustaría hacer más operativos como el de este miércoles, ellos tienen poco personal y recursos limitados, lo que les dificulta actuar con más regularidad.

“Ese tipo de operativos no son una casualidad, eso obedece a una programación, cuando se programan se hacen con otras autoridades como Fuerza Pública y OIJ y se hacen las diligencias correspondientes.

Además de Pavas, tenemos otros lugares donde existe este tipo de problemática, tal es el caso de La Carpio, León XIII, Los Cuadros, entre otros sectores.

Es un problema de recurrente en este tipo de zonas, carros sin RTV, con placas gemeleadas y sin marchamo.

Seguiremos haciendo este tipo de operativos, no solo para evitar el transporte no autorizados, sino para detectar ese tipo de carros que andan arriesgando la vida de las personas”, concluyó.

Tragedias ya ocurrieron anteriormente

Precisamente esa conducción temeraria que dicen los vecinos por parte de estos choferes, donde irrespetan las leyes de tránsito, ya han dejado un muerto y un herido anteriormente.

El caso más reciente ocurrió el 23 de junio del 2019 cerca del mediodía por la escuela Lomas del Río, cuando un vehículo Toyota Yaris negro, al parecer conducido por un taxista informal, atropelló y mató a un hombre de 34 años identificado con el apellido Sandoval.

Según la investigación del accidente, el conductor, quien se dio a la fuga, pero fue detenido luego, se metió contra vía impactando y matando al peatón en el sitio.

El otro percance, al cual Telenoticias le dio amplia cobertura, ocurrió en mayo del 2017, cuando un taxista informal de apellido Aragón, hizo una maniobra donde intentó adelantar una fila de vehículos para ahorrarse una presa e impactó violentamente a un copero de 70 años.

El responsable se dio a la fuga, pero fue detenido días después gracias al video de una cámara de seguridad que grabó el accidente.

La víctima estuvo internada en cuidados intensivos varios días, y aunque sobrevivió, actualmente presenta graves secuelas del accidente.