Última Hora

En el Ministerio de Salud investigan 11 posibles casos de intoxicación por metanol con licor adulterado desde finales de junio a la fecha. Así lo dio a conocer a Teletica.com una fuente que solicitó mantener su nombre en reserva.

Las investigaciones surgen luego de que resultados de laboratorio arrojaran la presencia de metanol en los licores que se venden bajo las etiquetas de “Guaro Montano”, “Aguardiente Barón Rojo”, “Aguardiente Timbuka” y “Aguardiente Molotov”, hecho por el que tuvieron que levantar dos alertas sanitarias.

La fuente indicó a Teletica.com que cinco de los pacientes sospechosos de ingerir metanol fallecieron, mientras que otros cuatro se encuentran internados en diferentes centros de salud y uno más ya fue dado de alta.

Entre los once casos sospechosos solo figura una mujer.

La mayoría de las intoxicaciones que se investigan fueron atendidas en el Hospital Calderón Guardia con siete en total, tres más se reportaron en el San Juan de Dios y uno en el Hospital San Vicente de Paúl en Heredia.

Lea también: Salud detecta tres nuevas marcas de licor que se comercializan adulteradas con metanol

Los casos a los que se les sigue la pista se identificaron al momento del diagnóstico, donde tanto el propio paciente como sus familiares señalaron la ingesta de alguno de los licores identificados como una de las posibles causas.

Para esclarecer si estos casos son efectivamente por intoxicación con metanol o no, en Salud están a la espera de los resultados de las autopsias que se llevan a cabo en los diferentes centros hospitalarios y Medicatura Forense.

En el Ministerio de Salud ya tenían registro de dos decesos por intoxicación con metanol a inicios de año, sin embargo, estos no se encuentran relacionados con la investigación actual.

Teletica.com realizó la consulta al departamento de prensa del Ministerio de Salud y este no descartó ni confirmó la cifra, lo único que aseguraron es que “tienen varios casos en investigación”.

Sanciones

Las autoridades señalaron este jueves las consecuencias a las que se exponen personas y comercios que comercialicen licor adulterado.

Según la Ley General de Salud, aquellos que expendan o almacenen este tipo de productos “se ven expuestas a que su permiso sanitario de funcionamientos sea cancelado y que su establecimiento comercial sea clausurado”, explicó Ronald Chinchilla, director interino de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Salud.

Además, hacen un llamado vehemente a la población que si tienen conocimiento sobre alguna venta anómala denunciarla al Área Rectora de Salud más cercana o por medio de la dirección electrónica denuncias.drpis@misalud.go.cr.