Última Hora

La calificadora de riesgo Fitch Ratings cambió la perspectiva de nuestro país de estable a negativa y esto afecta las posibilidades de que el Ministerio de Hacienda consiga un préstamo de 1.500 millones de dólares en el extranjero.

Este cambio no significa una nueva calificación del país, solo en su perspectiva, pero esto no es poca cosa, ya que los ojos internacionales se empiezan a endurecer con la deuda del gobierno. 

La necesidad de fondo por parte del Gobierno hace que los inversionistas extranjeros lo piensen dos veces antes de prestarnos dinero y sin duda los inversionistas esperarán el resultado de las elecciones antes de cualquier decisión.

Los expertos coinciden en que la reforma fiscal no puede ser ignorada por el próximo gobierno.