Última Hora

UCR

Presidente de San Carlos dice que Johnny Woodly provocó insultos racistas en su contra

Sorprendido ante esta declaración, el delantero de la UCR reaccionó: “Debería más bien disculparse y pensar diferente, no puede ser tan carebarro en decir eso, eso no se justifica con nada”

Gabriel Vargas 8/4/2019 06:29

El presidente de San Carlos, Sergio Chaves, considera que los insultos racistas que sufrió el jugador universitario Johnny Woodly se dieron porque el futbolista los provocó.

Woodly le explicó a Teletica.com que al finalizar el partido en el que la UCR venció 1-0 a San Carlos este domingo en el Rosabal Cordero, él se dirigió al sector de la gradería de sombra para saludar a unos amigos cercanos, entre ellos un niño de cinco años de edad.

En el momento en que el delantero académico conversaba con el niño, a quien tenía alzado en sus brazos, comenzó a recibir insultos racistas por parte de algunos aficionados con camisetas de San Carlos.

“Me dijeron de todo, negro hijuetal… negro esto, negro lo otro. Después varias personas comenzaron a hacer sonidos de mono. Son unos maleducados, es increíble”, narró Woodly.

La situación se complicó cuando, en medio de los gritos ofensivos de los aficionados, el pequeño comenzó a llorar asustado, lo que desencadenó la molestia del delantero.

“Yo los increpé, no es justo, no es posible que uno vea a un niño llorar por una cosa como esta. No es justo que le tenga que estar limpiando las lágrimas a un niño cuando se supone que va a ver un partido de fútbol”, explicó Johnny.

“Provocación”

Consultado al respecto, el presidente de la Asociación Deportiva San Carlos, Sergio Chaves, primero quiso dejar claro que reprochan cualquier acto de racismo y discriminación, pero también se mostró molesto con el jugador universitario.

“¿Qué tenía que estar haciendo (Woodly) ahí con la afición de San Carlos? los camerinos quedan allá lejísimos, las casetillas de la banca están completamente al otro lado.

“La gente de San Carlos no los fue a buscar a ellos en ningún momento, la gente venía saliendo del estadio, pero diay, ellos también se acercaron y provocaron. No estoy de acuerdo con cualquier insulto ni mucho menos, pero también tenemos que ser conscientes de que no es tan así como ellos dicen”, dijo Chaves.

Aunque ya es el segundo partido consecutivo en que algunos seguidores sancarleños se ven envueltos en la polémica por insultos racistas después de hacerlo ante Limón en el Carlos Ugalde, su jerarca asegura que están haciendo todo lo posible por vetar a los responsables, y limpiar la imagen de una afición que él considera muy noble.

“Yo no puedo justificar eso (los insultos racistas) porque no estuve presente en ese momento del hecho, pero sí me parece a mí que no son momentos, yo le llamo un acto de provocación, de malicia, de mala fe, el pretexto de ir a saludar a un amigo, yo conozco eso, tengo muchos años de estar en el fútbol. Es un momento donde la gente sale media caliente”, atizó Sergio Chaves.

“Alcahueta”

El delantero Johnny Woodly, por su parte, se mostró sorprendido por las declaraciones del jerarca sancarleño, a quien consideraba su amigo.

“Es tan cómplice el que lo dice como quien lo permite (los insultos), lo que está diciendo prácticamente es que quiere cubrirlo. Me extraña de él porque tengo una gran amistad y él sabe quién he sido yo en San Carlos, si él tiene la memoria corta hasta jugué con la nariz quebrada, hasta me la tenía que operar y jugué así por el equipo, entonces me extraña que venga a decir esas cosas”, expresó Woodly.

Para el jugador de la Universidad de Costa Rica las manifestaciones de Sergio Chaves no son más que una justificación a un hecho reprochable, y que lo que hace es “alcahuetear” los insultos para que se sigan cometiendo.

“Debería más bien disculparse y pensar diferente, no puede ser tan carebarro en decir eso, eso no se justifica con nada”, sentenció Johnny.

El delantero aseguró que es la primera vez que le sucede una situación de estas en su carrera, y que deberán trabajar más para erradicar actos de racismo como el sucedido este domingo en el Rosabal Cordero.

Sanción a la vista

La Unafut le confirmó a Teletica.com que efectivamente el comisario del juego UCR-San Carlos en el Rosabal Cordero, Rolando Mora, anotó dentro de su informe los incidentes que se vivieron tras finalizado el encuentro, y que ahora será competencia del Tribunal Disciplinario tomar las medidas disciplinarias correspondientes.

El artículo 45 del Reglamento Disciplinario del fútbol nacional sanciona los actos de discriminación o racismo.

En su redacción contempla que si se identifica que los insultos vienen de aficionados de un equipo particular la multa recae sobre ese club, aunque sea visitante como en este caso San Carlos. La multa está establecida con un monto de 500 mil colones.

En caso de reincidir el club podría recibir el castigo de jugar a puerta cerrada su próximo partido como local.