Última Hora

Rogelio Benavides/ Editor/ benapresa@hotmail.com

Cumpleañeros

El primer saludo es para los cumpleañeros de este 6 de noviembre: el abogado Juan Blanco Fonseca, el empresario Alberto Gamboa, el cirujano plástico Christian Rivera, la empresaria Kattia Garrido, la modelo y abogada Yeralyn Chavarría y el empresario Henry Abrahams. También cumplen años esta semana el empresario Rolando Araya Polonio (el 7 de noviembre), el presentador Mauricio Hoffmann (8), la actriz Natalia Pereira (8), la presentadora Lussania Víquez (8), de la gerencia de Canal 7 Grettel Calderón (8), el empresario Eladio Villalta (9), el periodista Danny González (9), el empresario gastronómico Arnoldo Madrigal (10), el periodista Maynor Solano (10), el periodista y humorista Norval calvo (10), la periodista Fabiola Herra (10), el locutor Luigi Villalobos (10) y la presentadora  Nancy Dobles (12).

Norval Calvo

Este 10 de noviembre, cumple 50 años Norval Calvo, supremo zar del humor. Nació en la Maternidad Carit, San José, en 1970. Estudió en la escuela Juan Rafael Mora Porras y en Colegio Técnico Don Bosco, pero concluyó sus estudios en el Liceo San José. Cursó dos carreras universitarias: en ULACIT, Administración de Empresas con énfasis en Mercadeo, y después se graduó como periodista en la Universidad Central. Fue profesor universitario durante varios años; impartió Producción Radiofónica, así como algunos cursos de Administración de Empresas. Su profesión de periodista le ha dado bases para la investigación y el análisis de la realidad informativa, sabe dónde entrar, dónde tocar la llaga para que duela, para que fluya la sangre de la verdad: dura, cruda incómoda, pero verdad. Esas bases de su profesión las ha combinado con el humor para convertirlo en el más sobresaliente e inteligente de la radiodifusión costarricense que difunde por medio de su cátedra diaria de Pelando el Ojo, en Radio Monumental. Ese espacio ha sido cuna y trampolín de muchos humoristas quienes llegan a Pelando el Ojo crecen, se consolidan y se forman bajo la directriz de Norval, quien se siente muy orgulloso de darle oportunidad a nuevos talentosos, pero sin experiencia radiofónica y allí empiezan a formarse tanto en radio como en televisión. Lo escucho porque sus entregas siempre sorprenden, educan, entretienen y nos hacen reír en un mundo cada vez más amargo, más injusto y más deshumanizado. Como imitador es muy bueno, como guionista es hábil y como dealer reparte muy bien las cartas y las fichas para que sus cómplices del humor saquen adelante la tarea y si se quedan atascados, sabe tirarles el mecate para sacarlos airosos. Soy fanático de su humor inteligente, pero eso no me impide escribir con la objetividad necesaria para reconocer sus atributos. Norval es hábil, por eso, es capaz de sacar adelante esa tarea de producir dos horas diarias de noticias con humor. Norval estudia, se actualiza, profundiza, ironiza y uno se caga de risa. De eso se trata, de reír para no llorar. Gracias Norval por compartir su mundo crítico, pero divertido, humorístico, pero respetuoso, jodedor, pero formador. Feliz cumpleaños y siga celebrando cargado de canas, pero cada vez con más ganas.

Nancy Dobles

El jueves 12 de noviembre cumple años Nancy Dobles, la Chacarita que conquistó el corazón de Ignacio Santos. De Nancy escribo todos los años. Busco cosas nuevas de ella y siempre llego a lo mismo porque su esencia no cambia: es bonita, alegre, simpática, chispa, talentosa y a veces un tiro al aire… pero a Ignacio le gusta así. Es una profesional destacada en lo que hace porque lo hace muy bien. No la veo frecuentemente, pero cuando sucede, disfruto mucho su fino humor, su inteligencia y su espontaneidad. Ella es la sal y la pimienta de mi colega Santos, es su mojito y su daiquirí preferido. Nancy Dobles es la presentadora más popular, más bonita y más querida de la televisión costarricense. Es una mujer extraordinaria y, esto es lo más importante, es una excelente madre entregada con pasión a sus dos amados hijos Daniel y Gabriel. Es auténtica, juiciosa y muy querida. Feliz cumpleaños.

No abusen de “afectación”

Desde hace un buen tiempo los periodistas abusan de la palabra afectación, especialmente cuando informan sobre sucesos o desastres naturales. Primero la usaban los policías y los tráficos, después los bomberos, los vulcanólogos, meteorólogos y, finalmente, mis colegas periodistas. Al principio me pareció bien la utilización del término, pero después el uso cayó en abuso y como dice una colega, lo poco gusta y lo mucho empacha. Afectación es acción de afectar y efecto de afectar. Esta semana, a propósito de las inundaciones, escuché cuatrocientas mil veces esa palabra. Se olvidan mis colegas de los sinónimos, tan importantes en nuestro idioma español, especialmente a la hora de improvisar o transmitir en directo. El término también lo emplean los redactores de prensa escrita; el miércoles leí: Así quedó esta calle debido a las “afectaciones” por las fuertes lluvias… (ver foto) cuando pudieron haber escrito: Así quedó esta calle debido a la crecida del río… Más sencillo, directo, más claro y fácil de entender. También el miércoles, un periodista a quien respeto y admiro, en una transmisión desde Guanacaste, le preguntó sobre la “afectación” de la crecida del Tempisque, pero pobre mujer no entendía la pregunta; por suerte a mi colega se le encendió el bombillo y le preguntó por los efectos de la inundación en su vivienda. Otros dos significados de afectación son: falta de sencillez y naturalidad y, dos, extravagancia presuntuosa en la manera de ser, de hablar, de actuar, de escribir, etcétera. Los sinónimos de afectación son: amaneramiento, rebuscamiento, atildamiento, monada, monería, aspaviento, coqueteo, pompa, ostentación, pedantería y similares. Amaneramiento —de acuerdo con la RAE— es acción y efecto de amanerar o amanerarse y también: falta de variedad en el estilo. Ejemplo: su actuación no era creíble, su caracterización pecaba de afectación.

Los de prensa escrita también abusan de la palabra afectación.

Zepol viene de López

¿Cuántos años tenía usted cuando supo que el nombre del famoso ZEPOL viene de López, al revés? Sí. En 1950 el doctor Luis Alejandro López Mejía fundó los Laboratorios Zepol, invirtiendo el orden de las letras de su apellido. En 1979 su hijo Alejandro López van der Laat, modernizó la empresa y la marca siguió creciendo. Actualmente María Alejandra López Yglesias representa la tercera generación de los López al frente de Zepol, porque si no es con “zeta” no es Zepol, decía la publicidad de hace muchos años. Zepol es una marca indeleble en nuestras vidas. Tanto como la salsa Lizano, el Zepol lo conocen fuera de nuestras fronteras, pues todos los ticos siempre piden aquí y allá ese ungüento. Personalmente siempre tengo uno o dos frascos en mi mesa de noche porque me ayuda a respirar mejor, eso sí, apenas lo inhalo porque no es conveniente metérselo en las fosas nasales, cosa que hacía cuando era pequeño. En el frasco del producto dice que es para el alivio de síntomas de resfríos, catarros o bronquitis; también alivia músculos adoloridos y dolores reumáticos y que puede usarse en inhalaciones y fricciones. Algunas personas lo usan para acelerar la maduración de espinillas y otras afecciones cutáneas. Y aunque usted no lo crea, muchos traviesos lo han usado para hacer bromas, como por ejemplo decirle a un adolescente que es placentero su uso en la masturbación o en el coito. Las afecciones y los reclamos son de gritar. El Zepol es bueno para casi todo, pero no debe usarse en partes sensibles como los ojos y los genitales. Entonces, ¿cuántos años tenía usted cuando supo el significado del ungüento para resfríos más famoso de Costa Rica?


El Zepol nació en 1950.

GASTRONOMÍA

Operación chicharrón

El sábado 31 de octubre encargué un kilo a La Ventanita del Chicharrón y se convirtieron en los mejores de mi lista. Antes de seguir me declaro experto en tamales y en chicharrones, en ese orden. Convencido de lo anterior, publiqué un comentario e invité a mis amigos a comprar ese día o al siguiente, pero muchos se quedaron sin probarlos porque ya a las 2 p.m. del domingo se habían agotado. El resultado provocó sentimientos encontrados: me alegré de que mi colega periodista Christian Montero fuera exitoso en sus ventas, pero lamenté que los periodistas Carlos Fernández y Yuri Lorena Jiménez Gómez se quedaran sin probar esos chicharrones, por ahora. La experiencia fue gratificante y la recompensa, más: son los mejores, pero por mucho. Están bien cocinados, son tostaditos, están finamente recortados y son exquisitos. Los probé solos, tal cual me llegaron, empacados cuidadosamente en una bolsa de papel. Esto no es un anuncio comercial, es una nota periodística, escrita con los valores objetivos de la noticia. La ventanita de Christian tiene, aparte de la mencionada dermis tostada de cerdo, chifrijo, vigorón, casados, empanadas y otros platos típicos. Tomen nota: el establecimiento está ubicado 300 metros al oeste de la Escuela Central de San Sebastián. El teléfono es 2226-0386, llamen y pasan a retirar esas delicias, no se arrepentirán, se los recomienda un experto. Los domingos atienden en jornada continua de 10 a.m. a 3 p.m. ¡Olvídense! No es una ventanita, es una ventanota, si juzgamos la calidad y el sabor.

Recomiendo los chicharrones de La Ventanita del Chicharrón, en San Sebastián.

Más del Crunchy Pork

Tras intentar infructuosamente de probar los chicharrones, el periodista Carlos Fernández, de Charlemos, Radio Actual, escribió: el poder de la publicidad es enorme porque a raíz de un comentario del influencer de la mercadotecnia y gurú de la publicidad Rogelio Benavides, el producto se agotó antes de las 2 p.m. (del domingo) y se fue, no como pan caliente; sino como chicharrón crujiente. Christian Montero Ulate, propietario de la Ventanita del Chicharrón, atribuyó la escasez del Crunchy Pork al comentario descriptivo y provocativo de Rogelio que alborotó las papilas de los amantes de los tasajos fritos, en concha y panzada de los lechones en paila de hierro colado. El agregado al comentario del conocedor de chicharrones, del limoncito, yucas fritas, banano verde en cáscara, patacones y la vinagreta de compañía, hicieron que la demanda aumentará vertiginosamente. Por lo tanto, tengo la ficha #1 para el martes cuando La Ventanita abra de nuevo y deje escapar de la gigante paila los olores al ajo, compenetrados con trozos de cerdo burbujeando en la fritanga danzante.

LOS PELOS DEL EDITOR

Navidad para el alma

Por primera vez pusimos en mi hogar el arbolito y todos los cachivaches navideños el primer día de noviembre, cincuenta y cuatro días antes de Nochebuena. Adelantar ese tipo de alegres celebraciones, es una buena manera de engañar los tristes sentimientos de nuestro corazón por lo aciago de este 2020 que ojalá termine muy pronto y que no regrese nunca más. Qué tristeza, qué dolor nos ha provocado. Al toro por los cuernos: sin esperar más colocamos todos los chunches sin faltar el arbolito, tradición que habíamos suspendido; lo que nunca hemos pausado es el fervor religioso de esta bonita tradición. No gastamos un cinco más —no hay plata—, todos esos tesoros que hoy nos llenan de ilusión, estaban en un cajón. Por eso, sugiero encender la Navidad desde ya. Navidad es luz y fe. Es familia, tradiciones y buenas intenciones. Ahora todo cuesta más: la pandemia nos tiene arrinconados y asustados, pero hay esperanza. La Navidad es oportunidad para conservar las tradiciones, incluidas las religiosas, piezas importantes de nuestra cultura, campesina y citadina, pero nuestra. De niño en Quepos armábamos el portal. Vendían unos “encerados” que simulaban cielos iluminados con la estrella que guiaba a los Reyes Magos; también había aserrín de colores, musgo traído de las alturas y hasta absurdos geográficos, pero era nuestro pasito, nuestra muestra de fe. También llegaban tarjetas de Navidad y Año Nuevo, que pegábamos en alguna pared destacada de la casa para que las visitas las vieran y hasta hacíamos competencias, a ver a cuál casa llegaban más y las más bonitas. ¿Y qué decir del rezo del Niño? Había horchata, resbaladera, pan casero, rosquillas, nances en guaro, chicheme, galletas y golosinas. Todo aquello se perdió, afortunadamente queda un hilo cultural y religioso que nos conecta con aquellos recuerdos de infancia. Feliz Navidad.

Mi nieta Valentina estaba feliz con las figuras del pasito.

Te tengo un vieras…

Vieras que en la columna anterior publiqué una nota sobre el tema del limón mandarina o limón de polo; mencioné, entre otras cosas, que ese tipo de cítrico no debe usarse en cocteles como la caipiriña, entonces mi colega Antonio Alexandre García, comentó: si la caipiriña se hace únicamente con el limón verde (citrus), cortado en cuartos y con un bate de madera se le mezcla con azúcar blanco haciendo una pasta. Se pone el aguardiente (en Costa Rica el 51) se vuelve a apretar con el bastón de madera. Y se pone del hielo y se sirve en una copa coctelera y nada más. Jamás con limón mandarina como bien has explicado.

Vieras que el periodista Pablo Cartín, periodista que fue despedido recientemente de Multimedios, asumirá la próxima semana funciones como presentador y coordinador de NCONCE, de Repretel.

Vieras que el Ministerio de Salud suspendió por un mes el permiso para realizar autoconciertos en Pedregal por una serie de anomalías ocurridas durante una fiesta de Halloween organizada el fin de semana por la empresa Jogo. La decisión de Salud se originó por una serie de irrespetos a las medidas sanitarias impuestas por esa entidad para evitar contagios por COVID-19. Además, Jogo tuvo que pagar una multa por incumplir los lineamientos.

Eso es todo, los quiere Tía Zelmira, la que todo lo mira.