Última Hora

 Rogelio Benavides/benapresa@hotmail.com
 
Cumpleañeros 

Este viernes 7 de mayo celebran su cumpleaños tres buenos amigos: George Angulo, Guiselle López y Felipe Garita. También cumplen años esta semana Sharon Segura (8), María José Vargas León (10), Kenia Gutiérrez (11), el maestro José Rosa (11), Estefhanie Vidal (11), Kimberly Chaves (11), Carlos Loría-Chaves (11), Ricardo Taylor Capón (11), Adriana Álvarez (12), Mario Gorras (13), Roy Rivera (13) y Sergio Araya Gutiérrez (13).

Zar de los gimnasios 

Este 7 de mayo cumple años George Angulo Solano, indiscutible zar de los gimnasios. Este cumpleañero es un personaje: George —como se le conoce desde niño—es un hombre de trabajo, de metas y de logros constantes. La vida de este campeón de boxeo es todo un ejemplo de superación. George el boxeador recibió la medalla como el mejor del Campeonato Nacional (94, 96 y 97) y en el 95 obtuvo la Medalla de Oro en los Juegos Nacionales. Siempre le sobraron ganas de ser campeón mundial, pero le faltó plata. Aunque se retiró del ring cuando tenía 24 años, todavía hoy entrena como el primer día; lo hace con la misma fuerza que han crecido sus negocios, que ya suman casi dos decenas de gimnasios que cuentan con lo mejor en tecnología y equipos para la práctica de ejercicios; son locales ubicados en sitios estratégicos, que le han permitido a muchos tener acceso a una vida más sana a un precio realmente cómodo. Durante su infancia tuvo un chancho en su casa en San Rafael de Oreamuno; luego vendió el porcino y le fue bien, convirtiéndose en el primer buen negocio que hizo. También tuvo gallinas que vendía en el mercado de Cartago junto con coronas de ciprés que él confeccionaba. Soñó con tener una granja y repartir huevos en bicicleta… el sueño no se concretó, pero le sobraron huevos para seguir adelante. Se vino para la capital y pronto tuvo parqueos y talleres de mecánica automotriz para luego enfocarse en la apertura y administración de gimnasios (el primero en el 2009). Hoy todos lo conocen y saben que es, sin duda, el zar de los gimnasios. Jorge significa “El hombre jardinero” que proviene del griego Georgos, agricultor o jardinero. Las personas que llevan este nombre son francas, comunicativas y lógicas. Les gusta que les hablen con la verdad, por dura que sea. Son personas directas que expresan abiertamente sus opiniones, aunque saben hacerlo de forma educada y amable, sin herir los sentimientos de los demás. Los Jorge se caracterizan por tener una extraordinaria firmeza y seguridad, que les ayuda a conseguir todas sus metas, sin importar cuanto cueste. Son personas muy trabajadoras, que se adaptan fácilmente a cualquier empleo. Tienen una intuición hacia los negocios, por lo que pueden destacar como comerciante y empresario. Este nombre alcanzó una gran popularidad durante la Edad Media gracias a San Jorge, soldado cristiano, mártir en Palestina durante el imperio de Diocleciano, el 23 de abril del año 303. Según cuenta la leyenda, San Jorge venció al dragón clavándole su espada, logrando salvar, así, la vida de la princesa. Felicidades a mi amigo jardinero y boxeador, deseando que pase muy feliz y que siga sembrando más gimnasios para que sean muchos más los que tengan acceso a este tipo de establecimientos, tan necesarios para promover una vida saludable y para subir la autoestima también.

Kimberly Chaves cumple años 

El próximo martes 11 de mayo cumple años una mujer bonita e inteligente: la licenciada Kimberly Chaves, dueña de un cuerpo bien formado que ella protege y cuida con esmero. Licenciada por la Universidad Hispanoamericana de Costa Rica en Nutrición, Kimberly ejerce con propiedad y profesionalismo procurando una mejor alimentación para sus pacientes; son varias personas las que se han puesto bajo su guía y han conseguido muy buenos resultados. Ella es certera, estudiosa y con vocación. Las cosas como son: a esta Licenciada en Nutrición, nativa de San José, pero bien criada en el Caribe y en Orotina, tuvo su faceta de modelo y reina de belleza, actividades que realizó mientras cumplía con sus responsabilidades académicas universitarias. Hoy Kimberly puede presumir de su cuerpo lleno de curvas peligrosas y notorias redondeces, que ha logrado con una balanceada nutrición —la especialidad de la casa— y con ejercicios: los resultados están a la vista. Kimberly sigue siendo guapa entre guapas, pero atesora en sus mejores recuerdos aquellos tiempos de las pasarelas, la publicidad y las fotografías ligerita de ropa mostrando el cuerpo que la naturaleza le brindó y cuidándolo como Dios manda.


Renace una estrella
 
Con gran entusiasmo y grandes expectativas esperé el pasado domingo la primera gala de la cuarta temporada de Nace una estrella y, después de verlo, le pondría Renace una estrella.
 
Esperaba más de lo mismo, pero sus productores, encabezados por Vivian Peraza, me convencieron: hicieron un espacio renovado, interesante y atrapante; lograron sacar la tarea con una excelente calificación, con todo y lo que implica una producción televisiva con las restricciones y las medidas sanitarias que impone la pandemia.
 
Este primer capítulo es todo un ejemplo de cómo se pueden hacer las cosas procurando la excelencia. Fue más de lo que esperaba. Moderno, a tono con los tiempos que vivimos. Los participantes bien variopintos. Hay de todo. Lo vi con atención y con ojo crítico y realmente me gustó.
 
La internacional y talentosa jueza Debi Nova fue realmente un encanto, muy tierna, muy querida, muy conmovida con las historias de los participantes en escena. Joaquín Yglesias habla mucho más de la cuenta, pero bien, está en su papel y Ricardo Padilla muy generoso, muy auténtico; celebro la inclusión de Ricardo, todo un referente de la música popular, un caballero formado en los mares del canto, un artista de alto valor que le suma mucho a la mesa de jueces.
 
Los maestros muy buenos, ese Gourguen Mkrtytchian, es todo un personaje; este tenor ruso, armenio, costarricense, con más de 25 años de experiencia, es profesor experto en técnicas de canto y mentor de estrellas nacionales e internacionales. Posee experiencia como juez en programas de televisión como Cantando por un sueño.
 
Los participantes excelentes, diversas historias, muy humanos. Se nota que hay un gran trabajo de Producción de toda su gente a cargo de Vivian. Ví todas las dos hora y resto, sin pararme del sillón, me atrapó.
 
En cuanto a Zorán, me parece que fue el mejor. Me gustó su interpretación, su actuación y su humildad. Creo que resonará mucho en redes sociales que son su especialidad. Hasta esa noche Zorán era un número desconocido en este territorio, pero a partir de ahora la historia será otra.

Sobre el reto al que se han enfrentado, Vivian Peraza dijo: “Hemos trabajado con todo el corazón dando lo mejor de nosotros. Estos muchachos son personas realmente humildes, sencillas y queremos darles una plataforma que pueda cambiar sus vidas, la de sus familias. En estos momentos tan críticos, nos motiva poder llevar un poco de esperanza a los hogares”.
 
Me gusta cómo asume Vivian estas tareas y, conociéndola, estoy casi seguro de que este proyecto le ha sacado lágrimas, la ha llevado a todos sus extremos; todo es nuevo para ella y para el equipo en medio de una situación tan crítica como el COVID-19 y con tan poco tiempo para sacar el proyecto al aire, pero me consta que siempre ha prevalecido en ella, la honestidad con su trabajo y con lo que hace.
 
Qué bueno que un programa como este de Televisora de Costa Rica transmita esos sentimientos, esos sueños de gente prácticamente desconocida; qué notable generar esas historias en estos tristes tiempos de pandemia. No todo está perdido.
 
Cuando veo un programa como este, recobro la fe en el talento, en mi país y en el ser humano; qué bueno que se puedan rescatar estos sentimientos a pesar de la crudeza de la situación que vivimos por el COVID-19; esta producción es todo un ejemplo de que se pueden hacer las cosas muy bien; es una prueba fehaciente de que se puede llevar entretenimiento a la familia, sin lastimar a nadie.

Eso es todo, los quiere Tía Zelmira, la que todo lo mira.