Última Hora

Rogelio Benavides/benapresa@hotmail.com

Cumpleañeros
 
Un abrazo para los cumpleañeros de esta semana. El primer saludo es para la licenciada Silvia Canales, quien celebra su natalicio este viernes 5 de febrero al igual que la ex diputada Gloria Bejarano Ahumada. Otros festejados de esta semana son el bailarín Randall Casanova (cumple el 6 de febrero), Gloriana Araya Campos (6), la productora Francina Delgado (7), la chef Iliana Velázquez Moncada (8), el fotógrafo Mauricio Salazar Tapia (8), el empresario y Ruander Jara Phillips (9), el pintor Carlos Poveda (9), la productora y entrenadora personal Marijke Van Laarhoven Vega (9), la modelo Hildegard Castro Gould (9), la modelo, empresaria y cantante Melissa Mora (10), el presentador Ítalo Marenco (10) y mi doctora favorita Susana Jiménez Rueda (11).
 
Salir con un domingo 7 

Este domingo cae 7 y es bueno tenerlo presente para no “salir con un domingo 7”. La frase tiene varios orígenes, pero aún no se ha determinado el real. Lo cierto es que se usa decir que alguien salió con un domingo 7, cuando una persona realiza una tontería o comentario inapropiado. También se utilizó durante mucho tiempo para mencionar que alguna mujer había quedado embarazada: salió con un domingo 7, se decía entonces. La definición de la frase popular “salir con un domingo 7” es, por un lado: hacer o decir algo inesperado, sorpresivo, normalmente negativo, provocando espanto o enojo en los demás sin proponérselo. Puede tener el sentido también de haber arreglado algo con una persona y que esta cambie de actitud con algo diferente a lo pactado, provocando indignación y enojo. Así como existe más de un significado de esta frase, hay varias versiones en cuanto a su origen. Si bien todas tienen una base en común, difieren en ciertos detalles. Con el propósito de aclarar las dudas, acudí a buscar en diversas fuentes electrónicas y encontré varios relatos que decidí compartir. Para el arqueólogo mexicano Eduardo Merlo Juárez, la pegajosa frase tiene su origen en una leyenda del Norte de Europa. Más precisamente en Dinamarca y Noruega, donde unos pequeños duendes son los responsables de aquel dicho. Un día, en el bosque, un grupo de duendes se encontraba danzando y cantando, en sus versos recitaban armoniosamente —lunes uno, martes dos, miércoles tres, jueves cuatro, viernes cinco, sábado seis— y así, una y otra vez, lo que estas pequeñas y mágicas criaturas no sabían era que, oculta entre los arbustos, una joven los espiaba. Mientras entonaban su repetida estrofa, el ímpetu de la mujer salió a relucir ya que, al decir los duendes sábado seis, ella no pudo evitar exclamar ¡y domingo siete!, descubriéndose así ante éstos. En castigo a la intromisión y arrebato de la joven, los duendes esparcieron un hechizo sobre ella, el cual la dejó embarazada. El dicho, de origen europeo, llegó a América, como todo, con los españoles quienes lo difundieron en Latinoamérica. La frase, amena y simpática, es parte de los cánticos de ritos páganos de la zona referida, aunque como con todas las historias de origen incierto, surgen diferentes versiones. Ambos significados, para un mismo dicho, son muy utilizados en Latinoamérica, sin embargo, el verdadero origen de este dicho siempre será una interrogante. La moraleja es clara: la valentía y la sinceridad son premiadas, y la codicia, representada por el inoportuno, desagradable e imprudente “¡domingo siete!”, recibe su castigo. Es curioso que la moraleja no trascendiera tanto como la expresión; porque los padres, más que insistirnos con tanto énfasis en practicar la honradez y la valentía, suelen expresar su desconfianza y temor con una constante: “No me vaya a salir con tu domingo siete”. Sin embargo, la versión más conocida y destacada es la que dio la escritora costarricense Carmen Lyra al escribir el cuento “Salir con un domingo 7”, en 1920, como parte de su libro “Los cuentos de mi tía Panchita”. Este cuento relata sobre un hombre rico y uno pobre con güechos o bocios (se refiere a un agrandamiento anormal de la glándula tiroides) en su cuello. El hombre pobre escondido después de trabajar, observó a unas brujas cantando una canción mientras celebraban que por fin había llegado el viernes. “Lunes y martes y miércoles tres...” repetían las brujas sin cesar, y el hombre pobre al escucharlas cantar, se animó y terminó la canción “jueves y viernes y sábado seis”, dijo. Las brujas, encantadas por la rima, premiaron al hombre pobre, le quitaron el güecho y le dieron oro. Cuando el hombre rico se enteró de esto, quiso, por avaricia, hacer lo mismo. “Lunes y martes y miércoles seis… jueves y viernes y sábado seis”, cantaban alegres las brujas. Aquel hombre dijo: “y domingo 7”. Su atrevimiento por arruinar la canción enfureció tanto a las brujas que lo castigaron y como purga por haber “metido la pata” le pusieron el güecho del hombre pobre. Ha sido tanta la preferencia y el gusto de esta versión, que la adaptación de este cuento se ha hecho muy famosa en el mundo. En conclusión, se usa el refrán “Salió con un domingo 7”, para hacer referencia a algo inoportuno que diga una persona o a alguna situación inesperada que haga otra o que le suceda sin querer.

Doña Gloria, una gran mujer 

Este viernes 5 de febrero cumple años mi admirada Gloria Bejarano, una gran Mujer... sí Mujer con mayúscula. La conocí hace muchos años al lado de su esposo el Licenciado Rafael Ángel Calderón Fournier. Llegué a trabajar con ellos en la primera campaña. Entonces pensé en la frase gastada, según la cual detrás de un gran hombre hay una gran mujer, quizás es cierto, pero en el caso de doña Gloria, ella siempre estuvo al lado, jamás detrás. Su educación, su capacidad comunicativa, el amor que le pone a todo y su innegable poder de convicción son contundentes. Tiene imán. Nunca desmaya ni baja los brazos, siempre está de pie. Ella ha sido el pilar de su familia y de las luchas políticas en las que ha intervenido. Siempre fue la más admiradora y defensora del Benemérito de la Patria el Doctor Rafael Ángel Calderón Guardia, Reformador Social de Costa Rica. Ella también siempre se ha preocupado por el bienestar de los más necesitados, en estos días de pandemia, por ejemplo, anda metida de lleno en una campaña de recolección de mascarillas para dárselas a familias de bajos recursos. Da gusto oírla en los términos en que se refiere al Doctor, a quien conoció siendo muy pequeña en México. Después estudió a fondo su obra y se encargó de divulgarla y defenderla. La vi trabajando sin descanso por su queridísimo Museo de los Niños. Buscó apoyo en el Gobierno y también en la empresa privada. Nadie le podía decir que no a un sueño tan hermoso y a una mujer tan carismática que siempre anda con las mangas arrolladas, dispuesta al trabajo. Les confieso que para escribir estas líneas no tuve que recurrir a documentos ni notas, estas verdades brotaron naturalmente de mi corazón agradecido porque conocer a doña Gloria es una de las mejores cosas que me ha sucedido en la vida y en mi profesión de Periodista. Puedo decir que ella fue el motor de vida cuando a Rafael Ángel lo metieron a la cárcel. ¡Qué mujer! También puedo afirmar que es la mejor madre del mundo, la hija que todos desearíamos tener, la abuela perfecta y la esposa inmejorable... pero por mucho. Gracias doña Gloria por haber hecho de Costa Rica su Patria también.

¡Ahora sí! Ardió Troya 

Estoy realmente muy complacido por el reconocimiento a mi querido Mauricio Astorga en los Premios Nacionales de Cultura 2020, anunciados el pasado 28 de enero. En los Premios Nacionales de Teatro Ricardo Fernández, Mauricio y Juan Madrigal Rodríguez, obtuvieron el galardón en la categoría de dirección por “Helena y Penélope en tiempos de Troya”. Este es un reconocimiento doblemente meritorio, especialmente en estos tiempos del COVID-19, porque el teatro, como otras artes escénicas y la música en directo, han sufrido por la ausencia de público, meta y destino inequívoco de esa actividad artística. De acuerdo con el jurado, es un premio por la iniciativa y el coraje de los creadores teatrales de salvaguardar los valores de la profesión. Por sostener en tiempo de pandemia una actividad artística pese a todos los impedimentos provocados por la emergencia y por la búsqueda de nuevas posibilidades artísticas. Me consta que Mauricio Astorga, trabajador incansable, ha enfrentado una verdadera odisea para salir adelante. “Estamos muy felices por este premio porque nos motiva a seguir adelante, con la posibilidad de mantener con vida el teatro en medio de todo eso que hemos vivido tan terrible”, comentó Mauricio Astorga. ¡Bien ganado!

Edgardo encolochado 

El periodista Edgardo Camacho anda encolochado. Aunque siempre ha usado el pelo liso o muy bien recortado, hace aproximadamente año y medio decidió no cortárselo y dejar que su cabellera se llenara de rizos, al punto de que hoy es realmente notable el cambio. “Un día hablando con mi mamá le dije que me lo iba a dejar crecer y ella me dijo que sí, que se me veían bonitos los colochos, pero que yo nunca me los había querido dejar”, dijo Camacho, quien confesó que a veces se siente extraño. También su cuerpo se nota más tonificado por el trabajo constante en el gimnasio, con disciplina, suplementos, rutinas y una alimentación muy sana. En cuanto al pelo, dice que está contento con haberle hecho caso a su mamá, pero el tema es ver hasta donde aguanta más. Eso sí, reconoció que ahora gasta más dinero en el cuidado capilar.

Sandra Solano buena siempre 

Sandra Solano, bolerista e intérprete durante 44 años, se puso a trabajar muy fuerte y, en medio de las complicaciones de la pandemia, grabó un disco tras 32 años de no hacerlo. Notablemente interesada en que su nueva producción llegue a todo el país, activó el servicio de envío por correo por medio del número telefónico 8392-6637. El disco fue grabado en el estudio de Rónald Barahona con la ayuda de varios amigos, entre ellos Álvaro Esquivel y Hugo Lino Salas. Álvaro escribió “El bolero de Rosario” dedicado a Rosario Coto, madre de la cantante y quien fuera una gran figura de la música. Sandra también incluyó temas de Paco Navarrete y Otto Vargas. De acuerdo con Sandra, este es un regalo especial para los seguidores de la música romántica costarricense. El último larga duración de ella fue “Sandra y sus momentos”, grabado en 1988. A pesar de las congojas vividas durante la pandemia, Sandra ha salido adelante con la ayuda de algunas amistades. “Yo desde que tengo 11 años trabajo, he sido la dueña de mi vida y ahora que no podía trabajar tenía la necesidad de subsistir, pero hay gente que entendió la situación y me llamaban para ofrecerme apoyo. Yo no pedí nunca porque no estoy acostumbrada, pero agradezco de corazón toda la ayuda que he recibido de mis amigos y familia”, dijo en una entrevista con La Nación.

Te tengo un vieras…

Vieras que un día de estos me enteré algo que le sucedió a Gerardo Porras Sanabria, quien fuera gerente del Banco Popular, responsable de que esa entidad se convirtiera en el principal patrocinador de la campeona mundial de boxeo Hanna Gabriels. Todo bien, muy bien. Aplauso generoso por la iniciativa. Poco después, el cineasta Héctor Alfaro, de Café Televisión, decidió producir “La leyenda del triunfo” y era importante una entrevista con Porras por el apoyo que le brindó a la pugilista cuando pocos creían en ella; fue una conversación amplia y detallada, sabiendo que después la editarían. Pasaron los meses y se vino el estreno de la cinta y allí estaba en primera fila Porras haciendo porras; pasaron y pasaron los minutos, terminó la cinta y Gerardo nunca apareció, pero él, muy discreto, se marchó sin decir ni pío, ni en la película ni en la actividad. 

Vieras que en varias oportunidades las bellas Devy González y Miss Costa Rica Ivonne Cerdas han llamado la atención de conductores y transeúntes de los alrededores de La Sabana. Las guapas, que viven por el sector de Sabana Sur, salen a correr en ropa deportiva, pero es evidente que ambas tienen un cuerpazo; la belleza no se les despega, aunque madruguen. Devy, quien es atleta y compitió en Juegos Nacionales como marchista, es una hermosa morena, de buena estatura y un cuerpo espectacular; en cuanto a Ivonne, ganó en forma indiscutible y contundente el concurso de este año como la mujer más linda del país. Ya lo saben, si andan por ese sector, de madrugada, a lo mejor se topa a estas dos reinas. 

Vieras que en los últimos días hemos visto en la pantalla de Telenoticias un notable cambio en Ignacio Santos Pasamontes, quien luce renovado, fresco, jovial y más delgado. Todo parece indicar que su mujer Nancy Dobles lo tiene con una dieta estricta, a la que apenas se está acostumbrando. Además, caminan por La Sabana, por lo menos dos veces por semana. ¿Será que Ignacio y Nancy también se han topado a Devy González y a Ivonne Cerdas correteando en La Sabana? Bueno, si tal cosa ocurriera, no creo que Ignacio se atreva a mirar ni de soslayo, porque La Chacarita tiene su carácter fuerte. 

Vieras que la empresaria Sary Valverde le quitó un empacho (una pega) al diputado Pablo Heriberto Abarca. El cuento es que como son amigos y ambos fueron presidentes de la Cámara Nacional de Turismo (CANATUR), un día se encontraron y Pablo andaba con malestar, como empachado, entonces Sary, con naturalidad y mucha seriedad le ofreció sobarlo y Pablo Heriberto se mostró dudoso, pero luego accedió: ella lo sobó y se curó. Esta anécdota se ha convertido en una broma que se hacen ambos, pero lo bueno del cuento es que es verídico; aunque los médicos se siguen oponiendo a esta práctica, lo cierto es que funciona y como dice un respetado facultativo oriundo de Cañas, contra el éxito no hay discusión. Lo de sobar no es fácil, tiene su técnica y no cualquiera puede hacerlo, pero tal parece que Sary sí conoce. Los sobadores aplican un masaje en puntos específicos, especialmente en las coyunturas como en los antebrazos, en medio de los dedos pulgar e índice y en la planta de los pies con lo que se consigue deshacer unas protuberancias o pelotitas que son señal inequívoca de que el aparato digestivo no está funcionando bien. El masaje se hace con algún tipo de aceite como el mineral o el de bebé, algunos usan Zepol o Cofal, pero antiguamente se usaba manteca de chancho y aquello sí era más o menos como una fritanga. Después de la sobada se le da al paciente algún purgante como agua dulce con sal o leche magnesia. En el caso de Pablo Heriberto, no sabemos si lo sobaron con aceite para bebé o con manteca de chancho; secreto profesional que solo Sary Valverde sabe. 

Eso es todo, los quiere Tía Zelmira, la que todo lo mira.