Última Hora

París, Francia | Roger Federer, que trata de regresar al más alto nivel luego de una doble operación de rodilla derecha en 2020, anunció este domingo su renuncia a jugar su partido de octavos de final en Roland Garros programado el lunes contra Matteo Berrettini, según los organizadores.

"Después de haber hablado con mi equipo, decidí que debía retirarme del torneo de Roland Garros hoy (domingo). Después de dos operaciones de rodilla y de más de un año de rehabilitación, es importante que escuche a mi cuerpo y que no vaya demasiado rápido en el regreso a la competición. Estoy encantado de haber ganado tres partidos. No hay mejor sensación que estar de regreso a las pistas", declaró el suizo, citado en un comunicado de la Federación Francesa de Tenis (FFT), organizadora del torneo.

En la noche del sábado al domingo, Federer había batallado durante 3 horas 35 minutos a puerta cerrada para eliminar al alemán Dominik Koepfer (59º) 7-6 (7/5), 6-7 (3/7), 7-6 (7/4), 7-5.

"El torneo de Roland Garros lamenta la retirada de Roger Federer, que ofreció un magnífico combate ayer por la noche. Todos estábamos encantados de su regreso a París, donde ha disputado tres partidos de alto nivel. Le deseamos lo mejor para lo que resta de temporada", declaró el director del torneo Guy Forget, en el comunicado de la FFT.

El antiguo N.1 del mundo, y 8º en la actualidad, había dado a entender poco después de ese partido que no estaba seguro de disputar los octavos de final.

La perspectiva, en caso de victoria contra Berrettini, habría sido jugar contra Djokovic en cuartos, o quizá Nadal en semifinales.

"Debo decidir si sigo jugando o no. ¿No es demasiado arriesgado seguir forzando (la rodilla)? ¿No es el momento adecuado para descansar?", se preguntó en conferencia de prensa, aludiendo al torneo de Halle, que comienza el 14 de junio y que iniciará la temporada sobre hierba.

Tras regresar a la competición en marzo luego de dos operaciones en la rodilla derecha en 2020, el suizo hizo de Wimbledon su objetivo prioritario.

"En cada partido, debo volver a evaluar la situación y ver al día siguiente por la mañana en qué estado me despierto y cómo va mi rodilla. Quizá más aún después de un partido tan largo como el de hoy", precisó el antiguo número 1 del mundo, y 8º en la actualidad.

Federer, que cumplirá pronto 40 años, saboreó la victoria en tercera ronda y más globalmente su recorrido en el torneo, el único Grand Slam en la que no ha podido repetir victoria (2009).